El garante del pacto entre Máximo Kirchner y Martín Insaurralde para aislar a Axel Kicillof

El garante del pacto entre Máximo Kirchner y Martín Insaurralde para aislar a Axel Kicillof

Federico Otermín, presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, es el garante del pacto sellado entre su jefe, Martín Insaurralde, y Máximo Kirchner, para seguir aislando políticamente al gobernador Axel Kicillof, quien ha caído en desgracia junto con Cristina Fernández de Kirchner.

Beto Valdez

Beto Valdez

Desde que Martín Insaurralde pidió licencia al municipio de Lomas de Zamora y desembarcó con amplios poderes en la jefatura de Gabinete bonaerense, quedó en evidencia que se profundizó el pacto con Máximo Kirchner para ir aislando paulatinamente al gobernador Axel Kicillof, duramente cuestionado por ambos socios políticos. El garante de este acuerdo es una figura en ascenso como el presidente de la Cámara de Diputado provincial, Federico Otermin, dueño de una caja que es la envidia de propios y extraños.

El hombre fuerte de la Legislatura no viene precisamente de la militancia política. Una rara avis dentro del kirchnerismo, ya que sus orígenes se remontan al periodismo y más precisamente al Grupo Clarín. Insaurralde logró convencerlo para que en 2009 se fuera a trabajar con él a Lomas y así comenzó una meteórica carrera política que superó sus propias expectativas. Oriundo de Banfield, primero dirigió el equipo de Comunicación del Municipio de Lomas de Zamora. Y en 2013 asumió el cargo de secretario de Cultura y Comunicación, cargo que ocupó hasta diciembre de 2017.

Con 37 años llegó de la mano de su jefe político, de común acuerdo con Máximo, a la estratégica conducción de la Cámara de Diputados bonaerense. Si bien no es visto como un K puro y mucho menos como miembro de La Cámpora, se ha transformado paulatinamente en una figura confiable para Kirchner. Eso, además de ser la pareja de la flamante funcionaria del Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires, la diputada Daniela Villar, una militante bien posicionada en el camporismo. Uno de los dos va a ser el sucesor de Insaurralde en Lomas, quien apunta a transformase en el próximo gobernador.

Por eso el rol de Otermin es estratégico de la Legislatura para construir el proyecto de su jefe, hasta ahora con la anuencia de Máximo, y de paso exhibir que la gestión Kicillof está “literalmente” intervenida. “Todo el sistema del peronismo bonaerense ya comprendió que Axel está de salida y que ahora el poder lo ejercen Martín y los intendentes aliados con el jefe de La Cámpora”, dicen en La Plata.

Toda esta movida, obviamente, cuenta con el apoyo de Cristina Fernández de Kirchner, quien no ya no oculta su fastidio con el gobernador “porque igual que Alberto Fernández, no estuvo a la altura de las circunstancias”. La única incógnita que logra sacarle el sueño al jefe comunal de Lomas es si la estrategia de instalar a Eduardo “Wado” de Pedro es para un proyecto presidencial o para pelear también por la sucesión de Kicillof, quien probablemente termina saltando a una banca legislativa nacional.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?