Miguel Ángel Pichetto: “Macri tiene una superioridad como candidato presidencial en Juntos por el Cambio”

Miguel Ángel Pichetto: “Macri tiene una superioridad como candidato presidencial en Juntos por el Cambio”

El auditor general de la Nación afirmó que si el expresidente decide postularse nuevamente a la Presidencia en 2023, el resto de los dirigentes opositores con aspiraciones deberían allanarse. Además, señaló que la gestión de Alberto Fernández dañó la credibilidad del sistema democrático.

Gianni Pierobon

Gianni Pierobon

El exsenador nacional peronista y candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio en 2019, Miguel Ángel Pichetto, aseguró que Mauricio Macri tiene una superioridad respecto del resto de las figuras del frente opositor para competir por la presidencia el año que viene. Al mismo tiempo, señaló que Cristina Fernández de Kirchner también se subió al ring electoral del 2023 y advirtió que el gobierno de Alberto Fernández ha dañado la credibilidad en el sistema democrático.

El Auditor General de la Nación y referente de Encuentro Republicano Federal estuvo la última semana en Mendoza para lanzar su fuerza política a nivel provincial, la cual se denominó Encuentro Federal para el Desarrollo de Mendoza, la cual integrará el frente Cambia Mendoza.

En una entrevista a MDZ, Pichetto afirmó que está dispuesto a competir por la presidencia en una interna de Juntos por el Cambio, pero advirtió que los dirigentes opositores con aspiraciones deberían allanarse ante una decisión de Macri de competir. Asimismo, pronosticó un complejo escenario económico y social de cara al año que viene y vaticinó la posibilidad de que Fernández se tome una licencia por enfermedad y asuma la vicepresidenta el Gobierno.

-¿Qué perspectiva electoral tiene Juntos para el Cambio para el año que viene?
-La perspectiva es ganar y gobernar Argentina para sacarla de la decadencia, de la pobreza, del mundo de los planes, de esta derrota espiritual y anímica que nos atrapa. Así que la única opción en Argentina es ganar porque significa un punto final del proceso del kirchnerismo, un fin de época de un mundo totalmente negativo para los argentinos.

-¿Qué opina de las tensiones entre los posibles precandidatos presidenciales de Juntos por el Cambio?
-No le doy la magnitud ni la importancia que algunos eventos han tenido en el marco de la prensa. Algunos me parece que han sido sobredimensionados. El último de Bullrich con un funcionario de la Ciudad de Buenos Aires me pareció sobredimensionado porque era una temática de carácter personal y no tenía nada que ver con la proyección del rumbo político de Juntos por el Cambio. Está avanzando mucho en todo lo que es el programa y que tiene que definir el tema central de la política que es el liderazgo. En este tema vamos a ver qué hace Macri. Yo creo que Macri es una de las figuras centrales y sin dudas, si no es el candidato, probablemente sea un gran decisor. Creo que hoy está con mucha motivación y atención siguiendo la problemática política, lo que indica una voluntad. Ha presentado un libro recientemente que se llama “Para qué”. Todos esos son datos significativos de alguien que no ha dejado de pensar en volver a ser gobierno en Argentina.

El otro escenario es dirimir las candidaturas en las primarias, si Macri se repliega. E indudablemente yo también voy a ser candidato para la elección primaria. Voy a ser candidato a presidente por Encuentro Republicano Federal.

-¿Está planteando que si Macri decide ser candidato a presidente el resto de los postulantes de Juntos por el Cambio deberían allanarse?
-Siempre está el escenario de la primaria. Puede haber otra alternativa. Pero me parece que Macri tiene una superioridad en el plano del lugar que ocupa como expresidente y como persona conocida a nivel nacional y también internacional. Tiene contactos a nivel internacional que no está valorándose correctamente este plano. Me parece muy importante para que la Argentina también pueda salir de la crisis.

-¿No se imagina a otra figura del PRO o de la UCR compitiendo mano a mano con Macri?
-Del PRO no lo veo, puede haber algún candidato radical. Pero yendo a un escenario sin Macri indudablemente va a haber competencia electoral.

-¿Qué opina de las diferencias internas en el Gobierno nacional entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner?
-La vicepresidenta ha realizado dos movimientos muy nítidos donde ha definido claramente su intención de competir y consolidar su liderazgo en el Frente de Todos. Esto es objetivo. También hizo algún giro a la temática de la seguridad bonaerense, que ella sabe que es un electorado que gravita fuertemente en la elección nacional, porque está concentrado allí gran parte de la población argentina. Le va a costar mucho separarse. Hay como un agujero negro en el relato y en la historia de Cristina. Está construyendo un discurso de que el pasado era mejor, de que la con su gobierno se vivía mejor y era la gente más feliz. Pero el 10 de diciembre se van a cumplir tres años de la asunción de Alberto Fernández y de su gobierno. Del cual es ella la vicepresidenta y tiene todo el poder. Así que es muy difícil ponerse afuera si estás adentro. Y tratar de construir algo borrando este proceso de tres años en el que todas las variables económicas y sociales de Argentina han empeorado. Va a intentar construir un discurso de que el pasado era mejor, no hablando del presente que es horrible.

-¿Cómo cree que valorará la historia a la presidencia de Alberto Fernández?
-La gestión de Alberto Fernández es muy mala. Su gestión de gobierno ha sido pésima y creo que va a tener una crónica histórica poco relevante. No hay nada peor para el sistema democrático que un pésimo gobierno. Porque la sociedad pierde credibilidad en todos los sectores. También el mal gobierno de Alberto Fernández le pega a la oposición, porque empieza el descreimiento en la política. El fracaso y la frustración generaliza la parte negativa de la acción política y a veces no se logra diferenciar los roles de ser oficialismo o ser opositor. En este sentido, creo que Alberto Fernández le ha hecho un grave daño a la credibilidad del sistema democrático.

La oposición ha tenido acciones con alto nivel de responsabilidad. Por ejemplo, haber habilitado el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Eso significó que Argentina no cayera en el default, que seguramente sus variables económicas hubieran empeorado totalmente.

Parte del oficialismo, especialmente La Cámpora, votó en contra. Quiere decir que la política de la oposición ha sido siempre razonable, responsable, lo sigue siendo, no agiganta el conflicto. Estamos actuando con mucha prudencia y vamos a ver qué pasa en los próximos meses.

-¿Qué vislumbra para el 2023 desde el punto de vista social y económico en Argentina?
- El gobierno está frente a una gran complejidad por la falta de dólares y también por la salida diaria de dólares, que son producto de la pérdida de confianza. Hace poco tiempo el gobierno intentó renegociar los bonos en pesos con leliqs y otros tipos de bonos que tenían vencimiento y tuvo un fracaso estrepitoso. Del 100% de bonos que se pusieron a licitación para renegociar solamente se pudo renegociar el 61,5% y el 60% lo renegociaron organismos del Estado nacional. Esto significa que el sector privado ha perdido definitivamente la confianza. Y lo que falta renegociar hay que compensarlo con emisión monetaria.

Con esto quiero decir que el panorama parece complicado para el primer trimestre del año que viene. Aparece complicada también la reserva del Banco Central. Parece que van a reabrir el dólar soja. Esto está indicando que las reservas del Banco Central están llegando a niveles peligrosos y están limitando mucho las importaciones. Hay restricción a las importaciones, faltan dólares en el mercado, hay riesgo de una mayor devaluación.

El Gobierno está intentando ver cómo transita y llega al proceso electoral. Este es el desafío que se ha planteado fundamentalmente el ministro de Economía. Creo que estos problemas son múltiples y complejos y que hacen un tránsito muy difícil en la etapa que viene. Indudablemente que cuando hay procesos económicos de alta gravedad eso deriva en una crisis y también cuando hay crisis económica puede haber crisis política. Hay diversos escenarios que los analistas manejan. El domingo pasado los principales editorialistas empezaron a hablar de una eventual licencia por enfermedad del presidente. Es un dato realmente subjetivo y bastante importante para analizar.

-¿Qué impacto político ve que podría tener eso?
- Un gran impacto porque evidentemente debería asumir la vicepresidenta para hacerse cargo del gobierno. Desde el punto de vista institucional es un impacto muy fuerte y hay que ver si tiene capacidad de poder modificar el rumbo que tiene la economía.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?