Por qué Máximo Kirchner evita hablar del otro candidato que tiene en mente

Por qué Máximo Kirchner evita hablar del otro candidato que tiene en mente

El hijo de los dos presidentes y presidente del PJ bonaerense dejó en claro que no quiere saber nada con Alberto Fernández. También negó que su madre, Cristina Fernández de Kirchner, esté pensando en ser candidata presidencial pero sin decirlo dejó abierta otra discusión: qué hacer con Axel Kicillof.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

"Es un genio... no habla nunca, pero cuando lo hace te tira mil quinientos títulos", dijo un legislador ultrakirchnerista mientras escuchaba por su celular la entrevista que le daba Máximo Kirchner a El Destape hoy a la mañana en la que negó que su madre fuera candidata presidencial en 2023. "Claro, cómo lo va a decir ahora, si ella define siempre faltando poco o nada para el cierre de listas", recordó.

El hijo de los dos presidentes no suele hablar en los medios y cuando lo hace cuida que sea en un lugar amigable. Por eso no llamó la atención que no se le preguntara por una de las máximas preocupaciones que tiene en su cabeza: la elección en la provincia de Buenos Aires. Es que él cree que la derrota a nivel nacional también repercutirá en el principal territorio y es más que pesimista al respecto. Tampoco ayuda en su análisis lo que íntimamente piensa sobre Axel Kicillof, a quien preferiría no verlo más al frente del Gobierno bonaerense. 

"Si, puede ser... creo que puede empezar a presionar para subirlo a Axel al ring de la candidatura presidencial y que despeje la Provincia con una fórmula más propia. No va a estar él, pero quizás le guste mucho más la dupla Martín Insaurralde - Andres "El Cuervo" Larroque", le contestó el diputado a MDZ mientras seguía escuchando al presidente del PJ bonaerense. 

¿Y con Maggario (Verónica) qué van a hacer?", preguntó este periodista. "Todo se resuelve bajando a Patricia Cubría, la esposa de Emilio Pérsico de la lucha de La Matanza", le dijo a MDZ esta misma fuente, que certifica una de las máximas del kirchnerismo que "te termina pagando con algo que ya tenés", como dice siempre un intendente oficialista kirchnerista. 

Es que Máximo Kirchner notó que la relación de los jefes políticos territoriales bonaerenses, de los intendentes, con Kicillof, no es la mejor. En la última reunión, que tomó estado público por la trascendencia que le dieron en el off varios de los participantes, fueron notorias las recriminaciones que le hicieron al gobernador, fundamentalmente porque muchos de los recursos nacionales no llegan, como pretenden, a los municipios y quedan enredados en la burocracia provincial. 

Tal cual viene anticipando MDZ, el diputado nacional no tiene aún opinión formada sobre la posibilidad de eliminar o no las PASO, y también se permitió expresar al resto de la población otra idea que tiene en mente: minimizar al máximo posible la distancia entre las primarias y las elecciones generales para ganar un poco más de tiempo y permitir que el proyecto económico encarado por Sergio Massa llegue a un nivel de aceptación mucho más aceptable que el actual. 

Tampoco es uniforme el compromiso para trabajar por la reelección del gobernador. Es más. Lo toleran porque es el candidato que mejor mide, pero no es ni de su confianza ni de su fraternidad. En ese aspecto, Insaurralde le saca una ventaja inmensa pero no llega a cumplir los requisitos de ser un referente indiscutible para la pelea electoral que se avecina, donde la única esperanza oficialista radica en no obturar ninguna lista local y provincial que potencie a Javier Milei.

Al ganar o perder por un solo voto, y no haber segunda vuelta, el oficialismo de la provincia de Buenos Aires cree que puede ganar porque la mayor parte de los votos que consigan los libertarios son en desmedro de los candidatos de Juntos. Si bien esto es discutible, y cada vez hay más información que sostiene que les quita a ambos frentes por igual, por ahora esta esperanza es tan fuerte que militan para que se concrete en las próximas elecciones. 

Por supuesto, Kicillof no quiere saber nada cuando le comentan las ideas que algunos tienen en su propio espacio para sacarlo del ejecutivo bonaerense para transformarlo candidato presidencial. Por eso es que detesta este tipo de reuniones donde lo único que escucha son reclamos y reproches. No sólo no está acostumbrado. Considera que nadie hace demasiado para forjar un destino diferente al que tiene, 

La semana pasada, los intendentes le reprocharon que haya prometido aumentos salariales casi del 100% para los trabajadores provinciales. Kicillof, seco, les recordó la cantidad de plata que tienen en plazo fijo la mayoría de quienes le recriminaban. La diferencia de los sueldos que paga el estado bonaerense con los de los municipios es cada vez mayor aunque los gremios municipales no digan nada y acepten que sus empleados estén bajo la línea de pobreza. 

Consultado Rubén "Cholo" García, secretario general de FESIMUBO, dijo que el secretario encargado de cotejar los datos de los salarios municipales en los municipios estaba de vacaciones y no podía dar estos datos que solo se pueden obtener llamando personalmente a los 135 municipios de la Provincia porque no hay ámbito oficial que los informe. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?