Indignación por una protesta en la que nadie sabía lo que estaban reclamando

Indignación por una protesta en la que nadie sabía lo que estaban reclamando

"Me dicen que hay que marchar, y vengo", admitió una mujer al ser consultada por los medios dejando claro que no tenía idea del motivo del reclamo. "Yo he venido de reemplazo", narró otro joven.

MDZ en Tucumán

Una protesta de organizaciones sociales que se llevó a cabo el último martes en Tucumán hizo furor en las redes sociales por un insólito motivo: un importante número de manifestantes admitió que no sabía qué es lo que estaban reclamando.

El particular episodio tuvo lugar en el marco de la jornada nacional de marchas que concretaron el Polo Obrero y otras agrupaciones. En la provincia norteña es habitual que se repliquen estas actividades, cuyo objetivo central es exigir al Estado el refuerzo o la implementación de políticas sociales para sectores vulnerables de la población.

En este caso, las consignas eran cuatro, según rezan las convocatorias formuladas por el Polo Obrero en sus cuentas oficiales: “Ningún salario por debajo de la pobreza”; “sueldo mínimo, vital y móvil de $ 70.000”; “trabajo genuino y obra pública en los barrios”; y “abajo el ajuste y fuera el FMI”.

Los manifestantes se reunieron durante la mañana en el parque 9 de Julio, situado en San Miguel de Tucumán, y marcharon en caravana unas 15 cuadras hasta la Casa de Gobierno, que está ubicada en pleno microcentro de la capital provincial. Allí, una periodista de un medio local, VoVe Tucumán, entrevistó en vivo a las personas que formaban parte del reclamo. Y fue entonces cuando se registraron los insólitos testimonios, que fueron compartidos en incontables ocasiones a través de distintas redes sociales.

“¿Por qué se están manifestando el día de hoy aquí?”, consultó la notera. “Ehh, no, la verdad que no… Estoy acompañando yo, estoy con otra persona”, respondió una de las entrevistadas, visiblemente desconcertada. Otra mujer, en cambio, respondió que estaban reclamando “por los derechos que nos corresponden, como el wi-fi y los alimentos de los merenderos”. Por su parte, un joven respondió directamente: “No, no sé”.

Y aclaró: “Yo he venido de reemplazo”. Por su parte, una mujer admitió que no tenía conocimiento sobre las razones de la jornada de lucha. “Vengo porque hace poco que he empezado yo, yo no cobro nada”, explicó. En ese momento, un hombre sorprendió con el grito “¡Viva Macri!”, lo que desató una carcajada generalizada. Finalmente, la manifestante admitió que no sabía por qué estaba allí. “Vengo porque en el grupo (de WhatsApp) de nosotros nos dicen que vengamos a marchar”, señaló. Y admitió: “Me dicen que hay que marchar, y vengo”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?