Cómo disimulan el patrimonio los legisladores mendocinos

Cómo disimulan el patrimonio los legisladores mendocinos

Los legisladores nacionales están obligados a presentar su declaración jurada de bienes. La mayoría tiene su patrimonio "desinflado" por la subvaluación de bienes.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Los dirigentes políticos de Mendoza tienen una habilidad: la contabilidad creativa. Al menos es lo que surge de las declaraciones juradas de bienes que presentan ante la Oficina Anticorrupción. Ninguno dice tener una gran riqueza, pero sí bienes diversos que están  subvaluados respecto a los precios de mercado. Tienen un buen pasar, con un patrimonio desinflado ante el fisco. Eso hace que pasen bajo cualquier radar que pueda detectar algún dato que llame la atención. 

Donde más se nota esa subestimación de bienes es en los inmuebles, pues ponen los valores fiscales atrasados y son pocos los que actualizan los precios. Eso implica una subvaluación de su patrimonio y sugiere que pagan impuestos menores a los que correspondería. 

El diputado nacional Omar Félix, por ejemplo, declara tener 7 inmuebles entre casas campos y terrenos. Pero su patrimonio es igual al precio de una casa del IPV: 3.367.934 pesos. Probablemente solo valuando sus vehículos (un Corolla, un Citroen DS3, un cuatriciclo) ya supere el monto. Una casa de 430 metros cuadrados ubicada en San Rafael tiene un valor patrimonial de 432 mil pesos según Félix. Otra vivienda de 500 m2, tiene una valuación de 256 mil pesos y un terreno en el mismo departamento está tasado en solo 7 mil pesos. Además, Félix tiene campos en Malargüe cuyo valor es irrisorio. 

El detalle de los inmuebles subvaluados de Félix.

También en el Sur hay otro legislador nacional que tiene un patrimonio subvaluado. El diputado radical Federico Zamarbide es propietario y copropietario de 8 inmuebles. Pero su patrimonio no llega al millón de pesos: declaró tener bienes y dinero ahorrado por 929.121 pesos. La casa en la que vive, tiene 200 metros cuadrados de superficie y un valor declarado de solo 25 mil pesos. Además, dice haber heredado otros 7 inmuebles, todos con valores absurdos: entre 3 y 25 mil pesos. Nuevamente solo el vehículos que Zamarbide usa tiene un valor real mayor a todo el patrimonio que declara. El Toyota Etios 2015 ronda el millón y medio de pesos. 

José Ramón va por el mismo camino.  Según él tiene un patrimonio de 3.388.142 pesos, pero es dueño de 5 inmuebles entre casas, campos en otras provincias y terrenos en Mendoza.

Omar De Marchi no incluyó la evolución patrimonial del 2020. El ítem "bienes al cierre del período" está en blanco. Algunos de sus bienes están valuados de manera más cercana al real, aunque otros no tanto. Su vivienda, por ejemplo, tiene un valor de 8 millones de pesos, pero hay terrenos en Luján que están tasados en 3 mil pesos, un valor testimonial. 

El senador Julio Cobos es uno de los dirigentes que más declaraciones juradas ha presentado. Cuando fue Gobernador hizo pública esa documentación. Ahora también está en la misma onda de subvaluación de inmuebles. Su patrimonio total es de 4.769.105 pesos, aunque tiene ingresos anuales por 5.689.309 pesos. En su DDJJ dice tener tres inmuebles propios, uno de ellos tasado en solo 555 pesos.  Luis Petri también tiene inmuebles subvaluados, al igual que Claudia Najul, quien entre los tres campos que posee suman menos de medio millón de pesos. 

Sobre ninguno de los legisladores pesa alguna denuncia, ni siquiera sospecha de enriquecimiento ilícito. Pero lo que revelan las declaraciones juradas es la fragilidad del sistema de control: es muy sencillo disimular valores y el patrimonio

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?