Axel Kicillof hace cambios para contener a Máximo Kirchner y a los intendentes

Axel Kicillof hace cambios para contener a Máximo Kirchner y a los intendentes

Los intendentes Leonardo Nardini y Martín Insaurralde asumirán en el gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Aliados de Máximo Kirchner y Sergio Massa, se siguen dando movimientos que remarcaría, también, que no están dispuestos a habilitar una nueva reelección a los intendentes.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

El gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, dispuso un drástico cambio de gabinete y al igual que lo sucedido en el ámbito nacional se desprendió del jefe de gabinete, Carlos Bianco, "el chofer del Clío", quien será reemplazado por Martín Insaurralde, el intendente de Lomas de Zamora que tantas veces reclamó más gestión en todos los ámbitos bonaerenses.

Por su parte, otro intendente peronista, pero aliado en las últimas negociaciones con la dupla Sergio Massa - Máximo Kirchner, Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas, se hará cargo del siempre potente Ministerio de Obras y Servicios Públicos, en reemplazo de Agustín Simone, que se hará cargo del Instituto Provincial de Vivienda.

A su vez, en el Ministerio de Gobierno, hubo un enroque de mujeres. Seguramente senadora provincial y jefa de bloque a partir de diciembre próximo, Teresa García le deja su lugar a la diputada nacional y sobrina nieta de Eva Perón, Cristina Álvarez Rodríguez, quien también había ocupado un ministerio, el de Obras Públicas, durante la gestión de Daniel Scioli. 

Los dos intendentes que asumen representan a la primera y tercera sección electoral. Nardini, a la zona noreste del Gran Buenos Aires, mientras que Insaurralde a la zona sur. Ambos siempre pusieron en tela de juicio la gestión del gobierno provincial y los dos también han sabido protagonizar discusiones acaloradas con el ministro "estrella" de la gestión, Sergio Berni. 

Axel Kicillof junto a Sergio Berni

Desde el mismo momento de la derrota, cuando todo el mundo político hablaba sobre los cambios en el gabinete nacional, nadie miraba a la Provincia de Buenos Aires. Fue MDZ el único medio que puso el ojo en este espinoso tema y expuso las diferencias que subsistían entre el hijo de la vicepresidente y su dirigente político preferido, Kicillof. 

Con estos cambios se habrían modificado muchas cosas. El gabinete del gobernador, que no se había abierto ni había aceptado las renuncias que habían presentado algunos de sus funcionarios a sabiendas que se las iban a rechazar. Inclusive las pocas personas experimentadas que había en el gobierno provincial ya deslizaban, el año pasado, que allí también había funcionarios que no funcionan.

Con los nuevos movimientos, donde se meten en el esquema de trabajo provincial dos jefes comunales, es la primera vez que Kicillof acepta cambios, aunque no lo hizo ni con una conferencia de prensa ni con ninguna expresión al respecto. Tampoco les había adelantado nada a los protagonistas cuando los vio durante la semana, en las que participó de reuniones con intendentes de la primera y tercera sección electoral. 

Al pedir licencia antes de concluir el segundo año de su segundo mandato consecutivo desde que rige la nueva ley que prescribe a los intendentes a pretender una nueva reelección, tanto Insaurralde como Nardini quedan habilitados para volver a presentarse. 

Habrá que seguir atentamente cómo se reconfiguran las alianzas internas. Ya supimos del malestar de Ariel Sujarchuk, a quien nunca le ofrecieron, tampoco, la posibilidad de ser el Secretario de Medios de la Nación ni ahora lo contemplaron en los cambios provinciales. 

En cuanto a Insaurralde y la Tercera Sección Electoral, se ratifica su alianza política con Máximo Kirchner, y deja más al costado a Fernando Espinoza, el intendente de La Matanza, quien si bien tiene a la vicegobernadora como aliada, no tiene la participación en la distribución del poder tal cual lo reclama habitualmente.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?