Pese al fallo de la Justicia en lo Contencioso Administrativo Federal, este miércoles habrá clases en la Ciudad de Buenos Aires

Pese al fallo de la Justicia en lo Contencioso Administrativo Federal, este miércoles habrá clases en la Ciudad de Buenos Aires

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, confirmó que las aulas estarán abiertas.

Lourdes Marchese

Lourdes Marchese

Tras la decisión del juez Esteban Furnari de hacer saber al Gobierno de la Ciudad que deberá abstenerse de ejecutar o aplicar la medida ordenada por la sala IV de la Cámara Contencioso Administrativo Tributario y de Relaciones de Consumo de la ciudad que ordenó garantizar la presencialidad de las clases, el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta decidió que este miércoles las escuelas permanecerán abiertas

En horas de la tarde, el magistrado hizo lugar parcialmente al planteo de inhibitoria realizado por el Estado Nacional y declaró la incompetencia de la Justicia local para entender en la disputa, dejando sin efecto la cautelar que ordenaba garantizar las clases presenciales. 

En su resolución, el magistrado manifestó: “...la falta de participación en el proceso de quien puede ver lesionados sus derechos,  impide el dictado de una sentencia útil. Ciertamente, una sentencia dictada en esas condiciones podría acarrear efectos no deseados por el ordenamiento jurídico, siendo obligación, tanto de las partes como de los jueces, evitar que ello suceda”.

Asimismo, Furnari entendió que “el defecto que se reprocha en torno a la integración de la litis ya ha cobrado virtualidad para el caso, incidiendo negativamente en la esfera de derechos del destinatario de la medida; en el caso, el Estado Nacional, cuyo decreto- desustancia legislativa- resultó suspendido por la decisión de los jueces locales”. Además subrayó que “en los hechos, lo que ha pretendido poner en suspenso son los efectos de un decreto dictado por el Poder Ejecutivo Nacional, en ejercicio de prerrogativas acordadas en el artículo 99, inc. 3º, de la Constitución Nacional”.

La discusión jurídica que comenzó la semana pasada cuando el presidente Alberto Fernández dictó el DNU 241/21 parece no tener fin, al menos hasta que se expida la Corte Suprema de Justicia de la Nación. El mismo juez Furnari decidió girar el expediente al Máximo Tribunal que ya se declaró competente y corrió vista al Estado para que responda. 

El juez en lo contencioso administrativo federal fue duro con sus pares locales al decir en su fallo que “la cuestión atinente a la  competencia del tribunal de alzada que otorgó la medida que aquí nos ocupa está sencillamente ausente en su pronunciamiento: no aparece declaración alguna en este sentido. Por otra parte, tampoco se observa que se haya remitido o haya hecho reposar este tramo de su decisión en el dictamen producido con fecha 18/04/2021 por el Ministerio Público Fiscal porteño. Por el contrario, se aprecia que, mediante dicha intervención, la  Srta. Fiscal ante la Cámara afirmó rotundamente la incompetencia del fuero local y la competencia de la justicia federal en razón de la materia.

Entonces fue más allá y aseguró: “el Tribunal también pasó por alto la interdicción legal más arriba reseñada, con arreglo a la cual -mediando incompetencia de su parte- debió abstenerse lisa y llanamente de decretar la medida cautelar solicitada”.

Tras la decisión judicial, cientos de porteños se volcaron a sus balcones con cacerolas en protesta a la decisión de volver a cerrar las escuelas hasta tanto la Corte resuelva la acción de amparo y medida cautelar presentada por el gobierno de la Ciudad. 

Pero la resolución de hoy puso en relieve algunos puntos que destacó el magistrado al decir “recuerdo que los fallos no sólo deben poseer fundamentos, sino que los mismos deben ser fundados. Ello es así, pues el ingente papel que en la elaboración del derecho se asigna a los jueces, en tanto que órganos propios de interpretación y aplicación de la ley, sólo reconoce como límite el requerimiento de que sus sentencias estén sustentadas de manera objetiva”.

Antes de resolver la cuestión que había sido llevada a tratamiento por la presentación del Estado, Esteban Furnari dejó asentado: “No está en el ánimo del suscripto generar mayor incertidumbre en la sociedad, sino -muy por el contrario-  arrojar luz respecto de cuestiones que debieron permanecer al margen de una confusión de estas características y trascendencia, suscitadas por una decisión para la cual no había espacio y que, bajo la apariencia de un acto jurisdiccional regular, receptara apenas el sentir popular de una parte importante de aquélla, llevando efímeras  expectativas a sus integrantes”.

Mientras los políticos se siguen peleando, los niños continúan rehenes a la espera de una decisión de la Corte Suprema que les diga si sus clases a partir de ahora serán presenciales o virtuales mientras dure el DNU presidencial. El jefe de Gobierno porteño entiende que como la Corte declaró su competencia las escuelas deben permanecer abiertas hasta que los magistrados se expresen.

El comunicado del Gobierno de la Ciudad: 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?