Los indicios de la guerra que se avecina entre el kirchnerismo y el campo

Los indicios de la guerra que se avecina entre el kirchnerismo y el campo

En los últimos días se han conocido declaraciones públicas de integrantes del gobierno que han encendido las alarmas en el sector agrario. Analizan aumentos en las retenciones.

MDZ Política

MDZ Política

Declaraciones públicas de distintos actores del Frente de Todos han generado un aumento en la tensión entre el gobierno y el campo. Ayer la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, reconoció que no descartan aumentar las retenciones agrarias y a eso se suman expresiones vertidas por la diputada nacional kirchnerista Fernanda Vallejos. Sus comentarios han sido tomados como un indicio de que se recrudecerá la relación con el sector rural.

Todesca afirmó que “no se descarta una suba de retenciones” a las exportaciones de materias primas para frenar la suba en los precios de los alimentos. En concreto, remarcó que es una de las pocas herramientas que tienen para lograr ese objetivo y dijo que la situación demanda que tengan que "usar todo lo que tengamos".

"Las retenciones son una herramienta técnica que permite desacoplar el precio nacional del internacional, para garantizar una oferta de alimentos a un precio razonable para los ingresos de las familias", remarcó.

Esto encendió las críticas de las entidades agrarias como la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap). "Se vuelve a pensar en recetas fracasadas para sostener la inflación del 29% incorporado en el presupuesto nacional. Argentina exporta materias primas cuya incidencia hoy en el precio de los alimentos nacionales es irrelevante en relación a la presión impositiva y los costos fiscales", expresaron.

Pero si bien los dichos de Todesca aún no se reflejan en medidas concretas, no han sido las únicas expresiones que se han manifestado en esa línea en los últimos días.

El miércoles la diputada Fernanda Vallejos -muy cercana a Cristina Kirchner- publicó una columna de opinión en la que aseveró que "el Estado debe intervenir en el conflicto distributivo". En ella, la legisladora y economista asevera que "se requiere de la intervención decidida del Estado y, particularmente, de políticas que, sin afectar las cantidades exportadas, desacoplen el precio internacional de los productos primarios de exportación de los precios domésticos de los alimentos". 

"El consenso de la academia, en este sentido, no admite dudas. Al menos entre quienes honestamente aspiran a no sacrificar el bienestar del conjunto de la sociedad ni el crecimiento de la economía en el altar de la rentabilidad del sector agroexportador", dispara en la columna publicada por el diario La Nación.

"Sin embargo, fuera de estos intereses sectoriales, debería comprenderse que la intervención del Estado responde a un imperativo moral elemental para cualquier sociedad: garantizar el acceso a los alimentos a todos los miembros de la comunidad, un derecho humano básico consagrado en nuestra Constitución", agrega. 

En el sector agrario han tomado esta suma de declaraciones como un adelanto de un nuevo embate del kirchnerismo contra el campo. "Pensar que solo controlando las materias primas pueden morigerar los precios finales en góndola, muestra un grave error conceptual por parte de la vicejefa de ministros. Se debe analizar toda la cadena, y principalmente el componente tributario, algo que el estado se niega a modificar, siendo parte central del aumento de precios de los alimentos", remarcó Carbap.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?