Más dudas que certezas: el discurso de Alberto Fernández que no logró convencer a los empresarios

Más dudas que certezas: el discurso de Alberto Fernández que no logró convencer a los empresarios

El analista político Paulino Rodrigues se refirió al último discurso que dio Alberto Fernández. El mismo fue ayer ante los representantes la Unión Industrial Argentina.

MDZ Radio

MDZ Radio

La Unión Industrial Argentina (UIA) realizó la última jornada de la 27º Conferencia Industrial, llamada “Exportar Valor Argentino: claves para un Mercosur productivo”. El presidente, Alberto Fernández, brindó allí un discurso ante los empresarios y el politólogo de MDZ Radio, Paulino Rodrigues, analizó sus palabras en base a la realidad económica y política del país.

Alberto Fernández comenzó su discurso frente a la UIA diciendo que él en estos casos acostumbra a improvisar, aunque finalmente, terminó leyendo su discurso. ¿Fue desafortunada esa frase en este contexto? "Está en línea a cuando el presidente se jactaba de no tener un plan, como un acierto y no un demérito", opinó el analista.

Paulino Rodrigues indicó que los industriales están viendo que falta centralidad política y musculatura suficiente para encarar el proceso de transformación que requiere Argentina, para devolver confianza, previsibilidad y un escenario de mediano/largo plazo con perspectivas de inversiones.

"Luego, la calidez con la cual un presidente reciba a los industriales pasa a un segundo plano. No obstante, todos ellos después de un 2020 malo, han tenido un rebote que en general impacta de manera positiva. Pero todo con la mirada cortoplacista, sin ninguna perspectiva de prolongar sostenidamente todo lo que atraviesan los próximos 2 o 3 años", continuó analizando Paulino Rodrigues.

Por eso el columnista entiende lo siguiente: "Todo es muy errático porque la micro explota por el consumo, la economía rebota arriba del 9%, pero está claro que más temprano que tarde todo se corta. ¿Por qué? Porque no es sostenible, porque la bomba de leliqs hay que desactivarla (y eso tiene un costo), porque la devaluación podría implicar una merma y porque los precios relativos están muy descalzados; algunos crecen al 150%, otros al 90% y otros, pisados, al 10. Y eso en algún momento se ordena: desde el mercado o el Gobierno desde la toma de decisiones políticas, pero en todos los casos hace falta mucha fortaleza, consenso y política".

"El Gobierno tendría una fortaleza relativa, ha demostrado que tiene una gestión política cuanto menos deficitaria y por supuesto que en la idea de construir consensos, a partir de la derrota electoral, de cara al futuro hay más enigmas que certezas, porque ni dentro de la oposición hay claridad sobre cómo abordar esos consensos", añadió.

En esa trama está el sector empresario, -dijo Paulino Rodrigues-. "Más allá de eso, de la diaria y de que en el corto plazo el boom de ventas le lleve a tener algún saldo, porque también es cierto que cuando uno pasa a dólares esa rentabilidad (200 pesos un dólar), esos activos pasan a tener una rentabilidad magra", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?