Irse para después volver, el nuevo juego de los intendentes bonaerenses

Irse para después volver, el nuevo juego de los intendentes bonaerenses

Los intendentes de Escobar, Ariel Sujarchuk, y de Zárate, Osvaldo Caffaro, serán parte de dos organismos nacionales y tomaron licencia en sus respectivos municipios. A la espera de una resolución sobre la posibilidad o no de sus reelecciones, agarran el atajo armado por María Eugenia Vidal.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

"Soldado que huye sirve para la próxima batalla", dice el viejo dicho en el que se reflejaba la reutilidad de una persona que se va de un lugar para después poder volver al mismo campo de disputa.

La mayoría de los intendentes bonaerenses del Frente de Todos están tomando esta decisión para esquivar la ley que impide las reelecciones indefinidas y se amparan al decreto reglamentario que les permite volver a presentarse en caso de no cumplir los dos primeros años de su segundo mandato.

A la extensa lista compuesta por Mariano Cascallares, Martín Insaurralde, Juan Zabaleta, Leonardo Nardino, Camilo Echarren, Gabriel Katopodis, Jorge Ferraressi y Santiago Magiotti se agregan, a partir de hoy, Ariel Sujarchuk, alguien que venía reclamando un “cambio de aire” desde hace mucho tiempo, y Osvaldo Caffaro, ambos de la zona norte del Gran Buenos Aires.

Caffaro, con Kicillof y Alberto.

El intendente en uso de licencia de Escobar asumirá como titular del Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable por pedido del presidente Alberto Fernández. De la foto de asunción participó Alexis Guerrera, otro ex intendente, hoy responsable del Ministerio de Transporte, quien a su vez trabaja políticamente con Sergio Massa.

Por su parte Caffaro, quien mantiene una disputa personal y política con Sergio Berni en Zárate, optó también por agarrar el atajo que dispuso el decreto reglamentario de la Ley 14836 que firmó María Eugenia Vidal a días de la finalización de su mandato. En su tramo fundamental, dejó en claro que el jefe comunal que no concluyera su segundo año del segundo mandato no le cae la inhabilitación de la norma aprobada en 2016.

Sujarchuk fue uno de los que más pedía por las reelecciones y, ante las dudas que hay sobre la derogación o modificación de la ley que se lo impide a través de una discusión parlamentaria, no dudó en salir de su municipio para poder volver a ingresar en 2023.

En su lugar quedó el actual secretario de Gobierno y primer concejal hace dos años, Carlos Alberto “Beto” Remil, aunque los voceros oficiales del intendente saliente dijeron que no dejará de estar en la cotidianeidad de la gestión y que la mayor parte de sus trabajos lo podrá hacer desde su actual despacho municipal.

Hoy, en horas de la mañana, también asumió Jorge Macri como ministro de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, aunque él ya lo ha dicho no piensa volver a conducir los destinos municipales en Vicente López, donde ejercía funciones hasta ayer, que asumió Soledad Martínez en su reemplazo.

En el caso del jefe político de Escobar, su nombre había aparecido en varios listados de nombramientos apenas se inició la gestión de Alberto Fernández. La Administración de Bienes del Estado, AABE, o AySA eran dos de los organismos donde estuvo a punto de asumir.

Desde la elección general del 14 de noviembre, el presidente de la Nación confirmó su decisión de apoyar a los intendentes en su intento de saltear la imposibilidad de ser reelectos. Para esto propuso un tratamiento legislativo que, en el mismo momento que lo dispuso, hizo que la oposición se replegara y no quisiera tratar el tema a pesar que muchos de los suyos también querían ser reelectos una vez más.

Por este motivo, y porque nadie tiene en claro si hay plafón social para presentar un pedido de reinterpretación legal de la norma 14.836 es que la mayoría optó por este atajo de anticipar su salida del poder municipal. La discusión interna del Frente de Todos, a pesar de los deseos de unidad futura, chocan contra intereses superpuestos que repercuten, directamente, en decisiones que deben tomarse con la mayor cantidad de adherentes, como es este caso. 

Uno de los temas centrales sobre los que deberá resolver es el de la Hidrovía por la que se transporta la principal materia prima del país y que está en permanente revisión por las diferentes posturas existentes en el gobierno central. 

Por su parte, Caffaro tiene desde hace años una disputa territorial por el vecino ilustre que es, además, ministro de Seguridad bonaerense. Sergio Berni pretende que su esposa, la diputada nacional electa Agustina Propato lo reemplace al frente de la administración municipal. 

Como habrá internas en el Frente de Todos, el actual jefe comunal, que tomó licencia con su paso a la Dirección de Hábitat de la Nación, podrá volver a presentarse para repetir mandato como intendente. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?