Una contundente evidencia muestra que Javier Milei es pura contradicción y chicanería

Una contundente evidencia muestra que Javier Milei es pura contradicción y chicanería

El diputado electo para CABA por el espacio de La Libertad Avanza fundó desde sus apariciones en los medios un relato que, pese a haber seducido y conquistado un porcentaje relevante, en el detalle se cae a pedazos minuto tras minuto. Detesta al Estado, pero goza de enormes beneficios estatales.

Augusto Guisasola

Augusto Guisasola

guisasolaugusto@gmail.com

Un "planero" que se queja de los "planeros". Un anti Estado que en silencio goza de cualquier privilegio que pueda otorgar el arca pública. Javier Milei recuerda al personaje Georges Duroy, de la novela Bel Ami (Buen amigo), de Guy de Mauppasant, que para configurar un discurso seductor es capaz de proyectar ante los demás una vida propia de las mejores narrativas, con aventuras altruistas, reflexiones inteligentes y descubrimientos originales de la profundidad humana, pero que en la íntima soledad saborea el gris mientras la mentira que el espejo le devuelve lo atropella hasta aturdirlo y hacerle perder el rumbo. 

Milei no dudó, por ejemplo, en recibir casi 4 millones de pesos del Estado argentino para financiar su campaña electoral

No es difícil resumir las propuestas e ideas de Javier Milei, el diputado electo de La Libertad Avanza para la Legislatura de CABA: menos Estado y regulación económica y más libertad del mercado; desaparición del Banco Central y de cualquier tipo de subsidio estatal; libre portación de armas y meritocracia a mansalva para el ascenso social. Sin embargo, Milei no dudó, por ejemplo, en recibir casi 4 millones de pesos del Estado argentino para financiar su campaña electoral previo a las elecciones legislativas. Según él y su equipo, todos los actos (incluidos los del Luna Park y el hotel Grand View) se costearon con esos "módicos" 4 palos. Curioso.

Javier Milei y su equipo alquilaron el Luna Park para armar su búnker el 14 de noviembre

Digamos, además, que todavía no termina de esclarecer ante la justicia electoral de dónde le llegaron los fondos que, se entendería, faltan para justificar el montaje de distintos escenarios durante la campaña, desde donde una y otra vez dijo que el enorme problema son los montos que "recibe la casta política" para el proselitismo, para los viáticos, etc. Los casi 4 millones que recibió, se estaría entendiendo, tampoco alcanzan para cubrir la gráfica, SADAIC, las producciones audiovisuales, las pautas publicitarias y demás. En todo caso, será tarea de la Justicia llegar a fondo con el asunto de la transparencia del financiamiento.

Javier Milei no logra corresponder nunca discurso con praxis

El punto es que una verdad de perogrullo es señalar que no hace frío porque hace calor y que lo que está lleno no está vacío. Javier Milei no logra corresponder nunca discurso con praxis: si dice ser pacífico, se expresa con violencia y desenfreno; si dice ser antiestatista, termina por recibir dinero del Estado; si se refiere a la dirigencia como casta política y lacras de lo público, termina por formar parte de quienes reciben múltiples beneficios de lo estatal. 

Hay que celebrar la aparición de nuevos espacios en el escenario político. Hay que entusiasmarse, de hecho, en vistas de que los partidos tradicionales están despertando más apatía que empatía, lo cual comienza a traducirse en poca participación democrática. Lo que no puede celebrarse, o lo que por lo menos hay que analizar con el filo de lo mesurado, es que quien se origina desde la mentira y la hipocresía habrá de recorrer doble camino: el uno de ida, para seguir posicionándose, y el otro de vuelta, para desmalezar lo que su siembra fue dejando con cada mentira que dejó a su paso.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?