Razones para no creer en la Justicia argentina

Razones para no creer en la Justicia argentina

Es el dato que repiten las encuestas: ocho de cada diez argentinos no cree en el sistema judicial. La citación de Mauricio Macri en el contexto de la causa por presunto espionaje a los familiares de los tripulantes del ARA San Juan contribuye a esta falta de confianza.

José Luis Jacobo

José Luis Jacobo

La mayoría de los argentinos no cree en la Justicia. La actitud de Martín Bava, el juez de Azul que actúa como subrogante en el tribunal de Dolores, de citar a indagatoria al expresidente Mauricio Macri es exactamente el tipo de acciones que hacen que esa percepción de la ciudadanía sea una afirmación prácticamente imposible de rebatir.

La causa por el supuesto espionaje a los familiares de la tripulación del ARA San Juan, siniestrado en el año 2018 en aguas del océano Atlántico, se inició por una presentación de la actual interventora de la Agencia Federal de Inteligencia, Cristina Caamaño. La funcionaria es una militante del Gobierno que ya se ha equivocado en otros casos que intentó promover en Lomas de Zamora y que ahora se encuentran en los tribunales de Comodoro Py.

La blitz de Martín Bava es, cuando menos, desprolija. Aun en medio de la mayor de las distracciones el juez no podía ignorar que, cuando decidió convocar a Mauricio Macri, este se encontraba en Miami presentando su libro «Primer Tiempo». Otro papelón menor —pero no por ello menos significativo—, es el episodio donde el juez intenta ubicar al expresidente para notificarlo. Eso sí: para el colectivo de medios alienados con el Gobierno, Macri estaba al borde de quedar incurso en rebeldía.

Esta es la clase de episodios que le suman descrédito a la Justicia. Varias encuestas desde 1984 hasta 2021 revelan que el sistema judicial argentino suma desconfianza. Hoy, esa percepción llega a umbrales del 78%. Es todo un interrogante cómo resiste el sistema ante esta pésima percepción del ciudadano.

Regresando a Bava, nadie acierta a explicar su repentino interés en una causa que, según sostiene el abogado de Macri, Pablo Lanusse, debería tramitarse en Comodoro Py. El letrado apostilló: "Cuando un juez se abraza a una causa, hay que desconfiar".

Según Aníbal Fernández, actual ministro de Seguridad de la nación, la investigación recoge "frondosas pruebas". Tal como sostuvo Lanusse en declaraciones a distintos medios, el ministro posee información a la que la defensa de Macri todavía no pudo acceder.

Independientemente de ello, cualquier acción que pudiera llevarse adelante no puede ignorar que en Mar del Plata hubo un serio atentado a la persona del presidente que la fiscalía federal de la ciudad, en la persona de la funcionaria Laura Mazzaferri, se negó a investigar.

Corría el año 2013. El expresidente llegó a Mar del Plata con la intención de inaugurar un bloque de viviendas cuando fue atacado a piedrazos a los gritos de "Macri vos sos la dictadura". Podría haber terminado en algo mucho más serio. Sin embargo, un hecho de semejante gravedad institucional nunca fue investigado. El blindaje que tienen los grupos kirchneristas en la Justicia marplatense es absoluto.

No fue el único hecho de este tipo: en 2016, en Neuquén, se produjo otro ataque a piedrazos en el que quedaron destrozados dos autos de la comitiva presidencial.

Independientemente de lo que ocurra procesalmente a partir del 20 de octubre —fecha a la que se aplazó la citación judicial—, existían motivos sobrados para que, en el contexto de un evento presencial de Mauricio Macri en Mar del Plata, se buscara obtener información concerniente a la seguridad de la figura presidencial.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?