Tinelli y Lammens, entre el fantasma de la quiebra y el adelanto de elecciones

Tinelli y Lammens, entre el fantasma de la quiebra y el adelanto de elecciones

En medio de la peor crisis de su historia, Marcelo Tinelli y Matías Lammens han dejado sus peleas de por medio y volvieron al diálogo para tratar de evitar la hecatombe de San Lorenzo. El fantasma de la quiebra sigue presente. Especulan con adelantar las elecciones en el club.

Beto Valdez

Beto Valdez

La dramática situación económica, institucional y deportiva que golpea a San Lorenzo pone en evidencia el descontrol político que han generado Marcelo Tinelli y Matías Lammens desde que desembarcaron en el club de Boedo. Si bien el blindaje mediático del que gozaron en todos estos años les permitió ir barriendo bajo la alfombra, lo cierto es que la grave crisis es indisimulable y muchos voceros de la institución creen que sólo se puede empezar a revertir “si se hace un urgente llamado a elecciones presidenciales anticipadas” para darle volumen político a una conducción absolutamente desprestigiada.

Desde hace tiempo se viene comentando de una fuerte pelea que distanció a Tinelli de Lammens, pero al igual que Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández, ambos dirigentes están obligados a seguir aliados para evitar el peor de los escenarios. Por eso decidieron reunirse el jueves pasado y hacerlo público. También fue de la partida Horacio Arreceygor, el titular del sindicato de la televisión, quien está a cargo del club por el pedido de licencia del conductor televisivo.

Para peor, según anticipó el viernes el sitio de NEXOFIN, trascendieron fotos que comprometen seriamente al gremialista ultra K. Arreceygor se mostró sonriente junto al líder de la barrabrava del Ciclón el pasado 11 de octubre, en la derrota ante Colón de Santa Fe. Las fotos se viralizaron en las últimas horas y suman un nuevo golpe a la cuestionada dirigencia, que encuentra en la barrabrava su único anclaje de apoyo interno. El amigo del actual presidente es histórico cabecilla de “La Buteler”, Cristian Evangelista, alias Sandokán, quien está en la lista de personas que tienen prohibido el ingreso al estadio.

Mientras tanto, más allá de la abultada deuda del club y el festival de cheques rechazados, el objetivo prioritario que tiene el oficialismo es reunir los casi 2,5 millones de dólares que necesita para levantar la inhibición de la FIFA por la deuda con Palestino y poder incorporar jugadores en el próximo receso, al mismo tiempo que la construcción del nuevo estadio empieza a transformarse en una quimera que usó el oficialismo como distractivo para los ilusionados socios e hinchas, quienes actualmente se muestran enfurecidos.

“La situación es dramática, Marcelo y Matías hicieron un desastre, pero la mayoría de la dirigencia es responsable, nadie se plantó a tiempo y ahora es tarde para todo”, dice un referente de la oposición. Varios conocedores del club no ven factible el adelanto de las elecciones porque no hay consenso para generar una lista que logre legitimidad. “Si la idea es respaldar a Arreceygor con votos es una locura, a este muchacho no le da el pinet y hasta fue un títere”, dice un opositor. No hay candidato que, con su sola presencia, logre frenar el creciente mal humor de la masa societaria.

Además, Tinelli y Lammens también están debilitados políticamente fuera del club. Fueron perdiendo respaldos que podrían ayudar ahora a San Lorenzo. El ministro de Deportes podría ser removido de su cargo después del 14 de noviembre y está en mala relación con el kirchnerismo, sobre todo con Andrés Larroque, simpatizante del club y ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires. Joaquín De la Torre, hombre fuerte de San Miguel y de Juntos, también tomó distancia del oficialismo.

La única terminal que mantiene San Lorenzo con la política es a través del intendente del club, Sergio “Chiche” Constantino, quien además es funcionario del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del gobierno de CABA. Es un nexo con Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno porteño siempre se mostró interesado en tener un buen vínculo con San Lorenzo y con la dupla hoy cuestionada. Además, también tiene en su entorno al expresidente del HSBC, Gabriel “Pájaro” Martino, que estuvo en la conducción al principio del ciclo ruinoso y actualmente es muy crítico.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?