El pacto que le permitió a Aníbal Fernández llegar el Ministerio de Seguridad

El pacto que le permitió a Aníbal Fernández llegar el Ministerio de Seguridad

La trama secreta de como logró Aníbal Fernández desembarcar en Seguridad. La candidatura de Agustín Rossi. La negociación de Omar Perotti con Cristina Fernández de Kirchner. La apuesta por Santa Fe y el manejo de las fuerzas de seguridad.

Beto Valdez

Beto Valdez

La llegada de Aníbal Fernández al Ministerio de Seguridad fue una sorpresa en medio de la tensión en el Frente de Todos que motorizó el cambio de Gabinete del mes pasado. Sin embargo, la dinámica de la crisis irremediable del oficialismo tapó una movida política que salió prácticamente de “carambola” luego de la dura derrota recibida en las PASO.

Aníbal no aparecía en los planes iniciales, pero hubo que recurrir a él a último momento para un cargo estratégico que estaba generando mucha disputa entre la Casa Rosada y el Instituto Patria”, comentan a MDZ fuentes confiables. Concretamente, cuando ya se había definido la salida de Sabina Frederic de esa cartera, el presidente Alberto Fernández comenzaba a pensar en ofrecerle el cargo a Agustín Rossi, luego de su derrota en la primaria de Santa Fe contra Marcelo Lewandosky, el candidato del gobernador Omar Perotti, en esa extraña alianza con Cristina Fernández de Kirchner.

El jefe de Estado se había entusiasmado con la idea de volver a recurrir al “Chivo”, a pesar del cortocircuito por su postulación y el despido de la cartera de Defensa a través de los medios de comunicación. “Alberto se vio obligado a echarlo, pero siempre estuvo muy conforme con su gestión, hasta lo tenía in pectore para ser jefe de Gabinete”, cuentan voceros oficiales. “Lo sigue considerando uno de los mejores funcionarios que tuvo junto a Gabriel Katopodis”, agregan en la Casa Rosada.

Agustín Rossi dejó Defensa y perdió las elecciones en Santa Fe.

Lo concreto es que cuando el rumor llegó a oídos de Perottí, este se puso muy nervioso y empezó a operar contra esa movida del presidente. “Omar no podía aceptar que Rossi recalara en Seguridad y estar obligado a negociar con él el envío de gendarmes y la política de seguridad”, comentan en su entorno. Rápidamente, según voceros gubernamentales, el gobernador de Santa Fe se puso en contacto con la vicepresidenta para abortar la llegada del rosarino a ese ministerio.

En el apuro y la improvisación característica del Frente de Todos apareció la idea de impulsar a Aníbal como una martingala ideal, impedir el desembarco de Rossi y al mismo tiempo impulsar una figura que ya conoce el manejo de las fuerzas de seguridad. “En poco tiempo ya controla todo, especialmente la inteligencia de la Federal y de la Gendarmería”, comentan fuentes de esa cartera.

Como en cierta forma, el nuevo ministro de Seguridad le debe a Perotti haber llegado a un cargo estratégico, comentan en fuentes oficiales que ha puesto el radar en Santa Fe para darle una mano al FdT local que deberá enfrentar una elección complicada contra la periodista Carolina Losada y la estructura de un radicalismo que aparece entusiasmado con quedarse con la gobernación en el 2023. También deja en evidencia que el acuerdo de Cristina con Perotti parece algo más que una necesidad coyuntural en tiempos electorales.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?