Impacto en la Justicia

Ataque a la fiscal Claudia Ríos: qué dijo el agresor, quien habría llevado el arma en el ano

Fuentes judiciales cercanas a la investigación aseguran que Arredondo fue quien ingresó el arma entre sus partes íntimas. El director general del Servicio Penitenciario, Eduardo Orellana, asumió la responsabilidad y reveló el diálogo que mantuvo con el atacante.

Redacción MDZ
Redacción MDZ jueves, 14 de septiembre de 2023 · 19:32 hs
Ataque a la fiscal Claudia Ríos: qué dijo el agresor, quien habría llevado el arma en el ano
Se siguen conociendo detalles del cobarde ataque a la fiscal Claudia Ríos Foto: MDZ

La tensión por el ataque a la fiscal de Homicidios Claudia Ríos continúa en aumento, mientras la investigación sigue su curso y se intenta definir quiénes son los responsables por el hecho que pudo haber terminado en una tragedia.

Una de las miradas sobre lo que ocurrió en el Polo Judicial, cuando un preso peligroso atacó a Ríos utilizando un arma blanca de fabricación casera, está puesta en el Servicio Penitenciario. Hay siete efectivos que fueron pasados a disponibilidad, que son quienes, en principio, tendrían que haber cumplido los protocolos de manera efectiva.

Algo falló: lo que investigan es cómo llegó el arma a manos de Hugo Arredondo, el atacante. Si bien se barajan varias teorías, fuentes cercanas al caso confían en que Arredondo ingresó el arma escondida “en sus cavidades”. Fuentes judiciales indicaron que la llevaba entre sus partes íntimas y se trata de un arma blanca de 14 centímetros con una base de plástico y una punta con filo con la que pretendía atacar a la fiscal de homicidios.

Hugo Arredondo, el preso que atacó a la Dra. Claudia Ríos. 

Al respecto, el director general del Servicio Penitenciario de Mendoza, Eduardo Orellana, explicó: “El Servicio Penitenciario tiene prohibido revisar las cavidades de las personas. Si presumimos que hay algo, por ejemplo que el sensor indica que algo está sonando, para revisar cavidades tenemos que solicitar la presencia de algún facultativo”.

En diálogo con MDZ Radio 105.5 FM, Orellana aseguró que “lo que pasó es muy grave” y señaló: “El principal responsable de lo que pasó es el Servicio Penitenciario, recae principalmente sobre nosotros. Es una persona de alto riesgo que ya cumplía una prisión perpetua al igual que las tres personas que lo acompañaron en la averiguación de un antecedente por un intento de homicidio durante una pelea en una cárcel”.

“En algún momento de la cadena de custodia alguien no cumplió con la tarea, con los dispositivos de seguridad armados. Pasaron por sensores, por cámara, por tres requisas y finalmente terminaron en una situación donde se puso en riesgo la integridad física de la Dra. Claudia Ríos y de la estudiante que estaba en el lugar”, detalló Orellana en Uno Nunca Sabe

Además, insistió: “La persona fue requisada en Almafuerte en el momento de la salida. Vinieron en dos móviles custodiados por un equipo de Alto Riesgo especializado en esto. Llegaron al Polo Judicial, lo bajaron, lo pusieron en celda; pasaron por detectores de metales, ahí lo deberían haber vuelto a requisar – puso en duda -. Cuando salieron de la celda lo deberían haber vuelto a requisar y, finalmente, cinco personas y un supervisor lo llevaron a la audiencia”.

“Como la persona era de alto riesgo, el supervisor le indicó a la autoridad judicial que era conveniente que permaneciera con las medidas de sujeción (las esposas metálicas colocadas). Esto fue así durante un tiempo de la audiencia, según se me informó estuvieron esposados aproximadamente 20 minutos hasta que solicitaron ir al baño”, continuó con su relato respecto de lo sucedido durante la jornada del miércoles.

“La autoridad decidió que se le sacaran las esposas. En el regreso del baño es cuando esta persona arremete contra la integridad de la Dra. Ríos, quien en forma muy rápida logra esquivar, se produce un forcejeo con el personal penitenciario y lo terminan reduciendo”, explicó.

Y añadió: “El elemento es lo que estamos investigando, en qué momento él se apropió del mismo: si lo trajo de Almafuerte, si lo recibió en otro lugar, si cuando hicieron las requisas no las hicieron como corresponde”.

“Estamos revisando si no sonó, si hubo indicio, si hubo propuesta del Servicio Penitenciario para que la audiencia se llevara a cabo en otro lugar. Las principales cárceles de Mendoza tienen salas, para que se puedan realizar en forma presencial o virtual las audiencias dada la peligrosidad de las personas. Por eso decimos que somos los principales responsables”, indicó.

También reconoció que “la persona que llevamos, Arredondo, está bajo tratamiento psiquiátrico. Lo entrevisté después del hecho y me dijo ‘esto lo hice porque no me dejan ver a mi hija. Es la única forma de llamar la atención’”.

Orellana lamentó lo sucedido y aseguró que “hace 10 años que todos los días estoy listo para renunciar. Cuando me lo pidan, me voy, no tengo ningún problema”.

 

Archivado en