Triste aniversario

Treinta y tres años del femicidio de María Soledad Morales: la corrupción y los hijos del poder detrás del crimen

Corrupción política, impunidad, drogas y un femicidio. La muerte de María Soledad marcó un antes y un después en la historia policial argentina. Los detalles del caso que movilizó a todo un país.

Nicolás Loscocco
Nicolás Loscocco domingo, 10 de septiembre de 2023 · 07:00 hs
Treinta y tres años del femicidio de María Soledad Morales: la corrupción y los hijos del poder detrás del crimen
El 7 de septiembre fue la última vez que vieron a María Soledad con vida Foto: Archivo MDZ

Como padres, ¿cómo se vive tantos años sabiendo que te quitaron lo más preciado? ¿Cómo será levantarte todos los días sabiendo que a tu hija la asesinaron y la dejaron tirada en un descampado como si fuera una bolsa de basura? 

¿Los responsables alguna vez sentirán culpa de algo? 

Hoy, María Soledad tendría 50 años. Quizás hubiese cumplido su sueño de ser maestra jardinera y formar una familia. Nunca lo sabremos. Jamás tendremos esa certeza, porque, con apenas 17 años, la drogaron, violaron y asesinaron.

Su cuerpo estaba enterrado en una tumba clandestina en un paraje de Catamarca.
Foto: Archivo

El crimen de María Soledad Morales conmocionó a la provincia de Catamarca y a toda Argentina en la década de 90.

Esta trágica historia comenzó el 7 de septiembre de 1990, cuando María Soledad, una joven de 17 años, desapareció en la ciudad de Catamarca tras asistir a una fiesta.

Su misteriosa desaparición desató una serie de eventos que expondrían la corrupción y la impunidad en la sociedad.

Los primeros indicios apuntaron a un grupo de jóvenes conocidos como "Los hijos del poder", hijos de influyentes políticos y empresarios de la región. Estos individuos eran conocidos por su actitud arrogante y su impunidad, lo que les permitía cometer actos ilegales sin enfrentar consecuencias. Se sospechaba que María Soledad había sido víctima de una agresión sexual en la fiesta a la que asistió y que algunos de los "hijos del poder" estaban involucrados.

Los principales acusados fueron Marcos Alejandro "Marquitos" Bazán y Pablo Javier "Pajarito" Silva
Foto: Archivo

El crimen de María Soledad Morales reveló episodios atroces que conmocionaron. Después de su desaparición en la fiesta, María Soledad fue encontrada sin vida un par de días después, a unos 15 kilómetros de la ciudad de Catamarca. Su cuerpo estaba enterrado en una tumba clandestina en un paraje conocido como "Los Sauces". La autopsia reveló detalles escalofriantes sobre su deceso.

La adolescente había sido víctima de abuso sexual antes de su muerte. También se encontraron signos de estrangulamiento en su cuello, lo que confirmó que fue asesinada violentamente. La causa del fallecimiento se determinó como asfixia mecánica. Además, el estado de su cuerpo indicaba que había permanecido enterrada durante un período prolongado.

Estos detalles macabros profundizaron aún más la indignación de la sociedad argentina y aumentaron la presión sobre las autoridades para resolver el caso y llevar a los responsables ante la Justicia.

La brutalidad del crimen y la crueldad infligida a María Soledad generaron una ola de solidaridad y movilización en todo el país en busca de un rápido esclarecimiento.

Se convocaron decenas de marchas silenciosas para pedir justicia por María Soledad.
Foto: Archivo

Finalmente, en 1991, la Justicia logró identificar a los responsables del secuestro y asesinato de María Soledad. Los principales acusados fueron Marcos Alejandro "Marquitos" Bazán y Pablo Javier "Pajarito" Silva, quienes eran considerados "Los hijos del poder". Además de ellos, varios cómplices fueron detenidos. El juicio que siguió fue uno de los más mediáticos y controversiales de la historia argentina.

El término "Los hijos del poder" se refiere a individuos que, debido a su posición económica y social privilegiada, creían que estaban por encima de la ley. Este caso emblemático puso de manifiesto la corrupción y la impunidad que prevalecían en algunos sectores, donde las conexiones familiares y el poder económico a menudo se utilizaban para escapar de la responsabilidad.

El crimen de  "Marita" tuvo un impacto duradero en Argentina. Además de lograr la condena de los culpables, generó un debate nacional sobre la justicia, la corrupción y la necesidad de una mayor igualdad en el sistema legal. Este trágico episodio también inspiró a otras víctimas y sus familias a luchar, como el caso de Lucía Pérez, una joven asesinada en Mar del Plata en 2016, que también conmovió a la sociedad y generó un llamado a la acción contra la impunidad.

Archivado en