Córdoba

Investigan presunta mala praxis en un hospital por la muerte de una embarazada y su bebé

La Fiscalía del Tercer Turno de Villa María inició una causa de oficio para esclarecer el fallecimiento de la madre y su bebé ocurrido durante el parto en el hospital Pasteur.

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad lunes, 24 de abril de 2023 · 18:30 hs
Investigan presunta mala praxis en un hospital por la muerte de una embarazada y su bebé
La familia de Natalia Resser, la joven fallecida en el hospital Pasteur, denunció por mala praxis y negligencia. Foto: Facebook

La Fiscalía de Tercer Turno de Villa Maria, a cargo de Rene Emilio Bosio, inicio de oficio una investigación a los fines de esclarecer la denuncia formulada por una mujer por la muerte de su hija Natalia Resser y su nieta.

Según declaró la mujer, su hija embarazada ingresó la semana pasada con contracciones al nosocomio, pero los médicos habrían esperado a un cambio de guardia para su asistencia. Una hora después de su ingreso le realizaron una ecografía y confirmaron que el bebé no tenía latidos.

La joven fue sometida a una cesárea de urgencia. Tras la misma, los médicos informaron a la familia que debían realizarle una segunda operación para extraerle el útero debido a un sangrado. Fue en esa intervención, que la mujer de 30 años falleció de un paro cardíaco.

En virtud de lo ocurrido, la madre de Natalia se comunicó con el medio local Villa María Ya y denunció por negligencia y mala praxis a los médicos que atendieron a su hija.

La Justicia inició una investigación para esclarecer la muerte de la madre y su bebe en el hospital Pasteur de Villa María.

"El domingo a la mañana, cerca de las 6 horas, mi hija ya estaba a tiempo para tener el bebé. El domingo anterior ya había ido con contracciones y no la quisieron atender por el paro. Siguió muy mal hasta que no aguantó más y fue al Hospital", relató su madre a este medio.

"A la fuerza, gracias a un policía que pateaba la puerta, la hicieron pasar. De nada sirvió porque esperaron a un cambio de guardia. En ese tiempo que esperó, sufriendo como un perro, al bebé dejó de latirle su corazoncito y mi hija hizo un pico de presión", señaló la mujer. Y agregó: "Hora y media después, tipo 8, cuando ellos la atendieron, le hacen un ultrasonido y ven que el bebé no tenía latidos. Le hicieron una cesárea de urgencia en la que ella escuchó, mientras le hacían todo, que el bebé estaba muerto".

En base a su testimonio, el fiscal Bosio ordenó el allanamiento en distintas áreas del Hospital Pasteur a los fines de secuestrar elementos relacionados al hecho, informó el Ministerio Público Fiscal de Córdoba. Asimismo, se receptó declaración a la denunciante y testimoniales del personal del centro de salud.

También se realizó con carácter de urgente la exhumación de los cuerpos y el posterior traslado al Instituto de Medicina Forense de la ciudad de Córdoba, para llevar a cabo las correspondientes autopsias y determinar las causas de los decesos.

"Delincuentes en bata"

Mónica Resser, tía de Natalia, escribió una desgarradora carta en la que contó cómo era su sobrina y criticó duramente a los profesionales del centro de salud de Villa María.

Según su relato, la joven de 30 años iba a ser madre de un nene al que le iba a poner Izad pero “en un segundo le cambió el destino”. “Inoperancia médica, mala praxis, abandono de persona y un final que desencadenó la muerte de su bebé, y tras él se fue ella”, aseveró.

Siguiendo esa línea argumental, manifestó que el personal del Hospital Pasteur es “gente inexperta, maltratadora, abusiva” y los calificó como “delincuentes con batas que descartaron así como así a una mamá que recién comenzaba su vida”.

“Solo pensar en tanto sufrimiento me duele hasta la piel. Te arrancaron la vida, la alegría, lo más lindo de tu ser, pero solo agradezco a Dios Santo que te crecieron alas para que puedas volar y ser feliz junto a tu bebé”, agregó la tía de la víctima.

Por otra parte, reveló que Natalia era mamá de un niño de tres años, se había recibido de ingeniera agrónoma y trabajaba como maestra jardinera. “Recién daba sus primeros pasos con su nueva familia, su esposo, su hijito de tres añitos y el que venía en camino, y no llegó. Le cortaron su historia de vida, la humillaron, la subestimaron, la maltrataron de tal manera que aún siento su dolor”, se lamentó.

Y continuó: “Perdón por no estar para defenderte de los que te hicieron mal, tengo sed de justicia. No descansaré hasta que mire al cielo y te vuelva a ver con esa hermosa sonrisa y diciendo ‘ya puedo descansar en paz. Se hizo justicia por mí y por mi hijo’”.

“Te amo Nathy Resser e Izad, me despido sabiendo que ambos están juntitos allá arriba abrazados y buscando a otros seres queridos. Seguí jugando con tu muñeco mi vida, él te acompañará por siempre”, concluyó.

Archivado en