Tras los incidentes en el Malvinas Argentinas, Raúl Levrino defendió el operativo policial

Tras los incidentes en el Malvinas Argentinas, Raúl Levrino defendió el operativo policial

Luego del conflicto que se produjo entre hinchas de Boca Juniors y Quilmes, el Ministerio de Seguridad y la secretaría de Relaciones Institucionales del Gobierno provincial hablaron sobre el violento episodio.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

El partido entre Boca Juniors y Quilmes, que se disputó en el Estadio Malvinas Argentinas, estuvo suspendido durante 20 minutos luego de los incidentes que se produjeron en las tribunas. Tras una leve sanción para el club, el ministro de Seguridad de la provincia, Raúl Levrino explicó que se trató de "100 delincuentes violentos". Además, Torneos y Competencias, empresa organizadora, se hará cargo de los daños. 

"Quiero señalar que en el estadio había cerca de 33 mil personas, de las cuales 2 mil eran simpatizantes de Quilmes. La actividad se desarrolló con total normalidad pero en el segundo tiempo yo estaba ubicado justo al lado del pulmón de la tribuna donde estaba la gente de Boca Juniors y noté que empezó una situación conflictiva. Empezaron con insultos, agravios, se tiraban botellas de agua y después empezaron a arrojar el cemento de la tribuna", dijo Levrino. 

Y agregó: "De unos 2 mil hinchas de Quilmes, había unos 100 delincuentes violentos. De esos, 12 saltaron el cerco impuesto por la Policía e inmediatamente la línea de acción del Grupo de Combate puso todo en orden".

Durante más de veinte minutos, simpatizantes de Quilmes rompieron el cemento de la popular para generar más proyectiles, invadieron la platea techada de Boca y rompieron butacas para lanzarlas al público rival. Pese a los destrozos, este jueves se confirmó la leve pena que tendrá que enfrentar el club: su próximo partido en condición de local solamente se realizará con la presencia de los socios. Es decir, no se venderán entradas para aquellas personas que no estén asociadas.

Aunque la sanción futbolística pareciera insuficiente, desde el Ministerio de Seguridad indicaron que poseen a todas las personas identificadas por drones y cámaras. Incluso remarcaron que "se hicieron las actuaciones correspondientes y se presentaron a la unidad fiscal".

Por su parte, el subsecretario de Relaciones Institucionales, Néstor Majul, puntualizó que entiende que pareció "una eternidad" el conflicto, pero "lograron disuadirlo rápidamente". "Tardamos menos de 10 minutos en poner todo en lugar. Nos agradecieron los mismos de la organización porque no hubo que suspender el partido", comentó. 

En relación a las demoras en el ingreso a la cancha, Majul explicó que muchos simpatizantes de Quilmes "no querían ser requisados". "Cuando queríamos requisar a muchos de los colectivos no querían abrir las banderas". 

Finalmente y, tras las quejas que realizaron hinchas en relación a maltratos, Levrino agregó que "no hubo ningún maltrato por parte de la Policía de Mendoza" y que "no se lanzó ni gas lacrimógeno ni balas de goma". "Ingresó el Grupo de Combate al espacio que está entre la hinchada de Boca y la de estos delincuentes, pero no hubo inconvenientes. Solamente tuvimos un problema, que fue cuando Bomberos actúa para arrojar agua y disuadir. Como faltaba un poco de presión, tardaron dos o tres minutos pero inmediatamente se solucionó todo", finalizó. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?