Apuñaló a su expareja pero obtuvo domiciliaria para cuidar a las hijas

Apuñaló a su expareja pero obtuvo domiciliaria para cuidar a las hijas

Aunque existía una perimetral de por medio, ingresó a la casa de su expareja y lo atacó con un arma blanca.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Una mujer acusada de violar una perimetral y apuñalar en el pecho a su expareja en una casa de la localidad de Tilisaro, San Luis, quedó detenida bajo custodia policial en su domicilio, ya que debe cuidar a sus hijas, una beba de 11 meses y una adolescente con una enfermedad.

Todo comenzó la tarde del viernes cuando, según los voceros, la mujer, identificada como Andrea Lucero, violó la orden de restricción recíproca que tenía con su expareja, Alexis Godoy, e irrumpió en la vivienda de él con un arma blanca y lo apuñaló en el tórax, a la altura de la tetilla derecha. El hombre sufrió una lesión que le produjo daño en sus pulmones, por lo que fue trasladado al centro médico local y luego al hospital Madre Catalina Rodríguez, de la ciudad de Merlo.

Sin embargo, la complejidad de las heridas generó un segundo traslado hacia el Hospital Central Dr. Ramón Carrillo, de la capital provincial, donde permaneció en terapia intensiva hasta el domingo, cuando fue pasado a sala de pacientes moderados debido a su evolución.

Durante las últimas horas, el fiscal a cargo de la causa, Leonardo Navarini, afirmó que surgieron "contundentes elementos" como para incriminar a la expareja del apuñalado en el ataque, por lo que agentes de la Comisaría 23, allanaron la casa de la mujer, situada en 25 de Mayo y Tucumán, de Tilisarao. Los policías acudieron con una orden de Lucero y secuestraron en el lugar prendas de vestir que serían las que presumiblemente llevaba puestas al momento del ataque.

No obstante, la mujer no fue encarcelada y quedó imputada en su vivienda, con una consigna policial, hasta que se le formulen cargos, según dispuso el fiscal Navarini. Es que, previo a efectuar la aprehensión, el representante del Ministerio Público Fiscal constató que en el mismo domicilio la mujer convive con una beba de once meses y otra joven de 16 años con discapacidad, que está a su cuidado y requiere total atención, ya que se alimenta por una bomba gástrica.

"Supimos por medio de ella que no hay quién pueda cuidar a su hija mayor, por lo que le explicamos que no se podrá mover de su domicilio y le hicimos saber su situación procesal", informó Navarin, quien no obstante dejó una consigna policial en la puerta del inmueble "para evitar una posible fuga o entorpecimiento del proceso".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?