Enfrenta un juicio por golpear y abusar de una jubilada en Guaymallén

Enfrenta un juicio por golpear y abusar de una jubilada en Guaymallén

Un hombre de 36 años está acusado de golpear con saña y abusar sexualmente de una jubilada para robarle algunos elementos de valor. Podría ser condenado a 30 años.

Gabriela Guilló

Gabriela Guilló

Un hombre de 36 años será juzgado desde este lunes en Mendoza por un hecho aberrante: golpear y abusar sexualmente de una jubilada para robarle algunos elementos de valor. Arriesga 30 años de prisión.

María Elena Caro tenía 73 años cuando padeció un hecho aterrador. Un delincuente ingresó a su casa de Guaymallén, la golpeó, abusó sexualmente de ella y escapó con algunas pertenencias. La víctima estuvo un año recuperándose de las lesiones, pero murió a causa de un accidente doméstico. 

Durante la noche del 26 de junio del 2020, el sujeto ingresó a la casa de la calle Tres Carabelas al 200 de Guaymallén. En el lugar se encontraba, como todas las noches, Caro.

En extensos 40 minutos el delincuente golpeó a la mujer con saña, abusó sexualmente de ella y escapó con algunos elementos de valor, entre ellos una moto de baja cilindrada. Su huida fue captada por las cámaras de seguridad de la zona. 

Como quiso deshacerse rápidamente del botín, comenzó a vender los elementos entres sus vecinos. Claro que al parecer no tuvo en cuenta que sus vecinos eran los mismos que los de la víctima y los pesquisas no tardaron en descubrirlo.

Peluso tras ser detenido

Una caja de herramientas de la mujer estaba en poder de un hombre quien no dudó en delatar al vendedor: se trataba de Guillermo Peluso (36), un hombre que vivía a 500 metros de Caro. Además, una huella fue encontrada en una valija en la propiedad de la víctima y las pericias determinaron que pertenecían al sospechoso.

Peluso fue detenido en su domicilio, mientras la víctima permanecía internada en el Central con gravísimas lesiones. Tras varios meses en el hospital, finalmente Caro logró recuperarse y fue dada de alta. Pero la tragedia volvería a golpearla, el 22 de junio del 2021 murió en su casa.

Si bien en un principio se creyó que pudo ser a causa de las lesiones que sufrió durante el ataque, las pericias determinaron que se había ahogado con comida.

Debido a esto, Peluso no fue acusado de su muerte sino de homicidio criminis causa en concurso ideal con femicidio en grado de tentativa, en concurso real con robo simple y abuso sexual agravado. Este lunes deberá sentarse en el banquillo de los acusados y en caso de ser hallado culpable puede recibir una condena de hasta 30 años de prisión.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?