Femicidio: la advertencia del asesino antes de matar a su expareja

Femicidio: la advertencia del asesino antes de matar a su expareja

Alicia Galetto fue asesinada de varios disparos por su expareja, quien quiso quitarse la vida. La mujer lo había denunciado una semana atrás y contaba con rondines policiales.

Gabriela Guilló

Gabriela Guilló

El femicidio de Alicia Galetto (60) fue planeado. Su expareja, Daniel Rocamora (60), sabía los horarios en los que la víctima se quedaba sola en su casa y la atacó. Después, al verse acorralado por la Policía, se cortó los brazos e intentó incendiar la casa.

El femicidio ocurrió este sábado a las 15 en el barrio Lencinas de Rivadavia, Mendoza. Alicia había cerrado la verdulería que atendía y fue hasta el interior de su casa a descansar. A las 16 iba a pasar su hermana para acompañarla.

La mujer tenía miedo. Una semana atrás había denunciado a Daniel Rocamora, su pareja desde hacía 12 años, por violencia de género. Desde el ministerio Público ordenaron un rondín policial para protegerla, es decir, un policía pasaba cada 5 horas para constatar que todo estuviera bien. No alcanzó.

Alicia, la víctima que denunció a su expareja días atrás

A las 15 Rocamora llegó a bordo de su camioneta, ingresó por el portón trasero de la vivienda y le disparó. Alicia murió en el acto.

La casa de la mujer se encuentra a unos 200 metros de la comisaría, por lo que no hizo falta ningún llamado al 911. Los efectivos escucharon las detonaciones y corrieron a la vivienda. Alicia estaba muerta y el femicida al verse acorralado con un cuchillo se hizo unos cortes en los brazos e intentó incendiar la propiedad. Fue rápidamente reducido y trasladado a la comisaría.

Hacía una semana Alicia lo había denunciado por violencia de género y había puesto punto final a la relación. Él le pidió perdón y quiso volver, pero ella se negó.

Rocamora que vivía de la verdulería debió buscar otra casa y un trabajo. El jueves al saber que Alicia no volvería con él, comenzó a despedirse.

"No nos vamos a ver más", le advirtió a su excuñada y a algunos vecinos. Al parecer ya había planeado el desenlace.

El hombre permanece detenido y en las próximas horas sería imputado por femicidio, delito que contempla la pena máxima.

"En Rivadavia no hay Comisaría de la Mujer ni gente capacitada para abordar estos temas. Muchas mujeres ni si quiera pueden hacer la denuncia en la fiscalía. Desde el área de género lo único que hacen es ponerte una psicóloga de emergencia que te cita dos o tres veces para preguntarte cómo estás, pero no hay asistencia a las víctimas. Si no hay leyes contra los agresores al menos que haya protección a las mujeres", dijo a Mdz Cintia Godoy, sobrina de Alicia.

La joven sostuvo que la única manera que tienen de cuidarse es por grupos de Whatsapp y mandando la ubicación de dónde se encuentran a sus amigos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?