Tenía 90 años, le hicieron el cuento del tío y murió de la angustia

Tenía 90 años, le hicieron el cuento del tío y murió de la angustia

Se lo llevaron de la puerta de su casa con la excusa de cambiar dinero, pero lo dejaron abandonado en una esquina. En total, le quitaron 130 millones de pesos.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Ernesto tenía 90 años y vivía solo en el barrio porteño de Belgrano. Aunque el hombre era muy independiente, un llamado lo mató. Con el histórico "cuento del tío", una mujer se hizo pasar por su hermana y le robó 130 millones de pesos. Tras algunos días, el hombre murió "de tristeza", según remarcó su familia.

El llamado era claro: una mujer se hizo pasar por su hermana y le explicó que un remis iba a pasarlo a buscar por la puerta de su casa para que lo llevaran al banco a vaciar las cajas de seguridad. El objetivo era que le cambiaran dólares estadounidenses, ya que eran "de cara chica".

Ernesto confió ciegamente en la palabra de su supuesta hermana y se subió al auto que lo pasó a buscar por su domicilio. Fue a dos bancos, sacó el dinero y se lo entregó a los ayudantes de su hermana. Luego, el vehículo se estacionó en una esquina del barrio de Caballito y le pidieron que se bajara, pero no sin antes prometerle algo: que iban a volver en 20 minutos con dólares de "cara grande".

Una hora fue lo que esperó el hombre de 90 años hasta que logró comunicarse con su hermana. La mujer le advirtió que no le había mandado ningún auto y que todo se trataba de una estafa.

"Lo llevaron a pasear un poco con la excusa que tenían que sacar una fotocopia especial, le dijeron que iban a estacionar para que no camine y a los 30 minutos se dio cuenta que no iban a volver. Ahí es cuando pidió un celular y llamó a mi mamá", dijo Andrés, su sobrino a A24.

Ernesto volvió a su casa, pero ya no era el mismo. En concreto, el robo alcanzó los 130 millones de pesos y el hombre no pudo recuperarse. Tan trágica fue la situación que algunos días más tarde el hombre tuvo un ataque de nervios y murió por la angustia.

“Ese día hicimos la denuncia en la comisaría. Cuando terminamos, lo llevo a la casa, estaba por llegar la mujer que lo cuidaba. A la tarde, la policía va a hacer más preguntas. Suben y, cuando se están yendo, él le dice a la chica que los acompañe hasta abajo", dijo Andrés.

Y agregó: "Ella baja y cuando vuelve empieza a tocar la puerta. Él no respondía. Nos llama, salimos para allá, abrimos y lo vimos sentado ya sin vida en el sillón de la casa. Estuve 15 minutos haciendo RCP”, finalizó Andrés.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?