La hipótesis que intenta sostener la presunta envenenadora de Guaymallén

La hipótesis que intenta sostener la presunta envenenadora de Guaymallén

Karen Oviedo (31) está imputada y siendo juzgada por el crimen de su pareja, Rolando Aquino (35), y del hijo de él, Elián Aquino (9). Pese a que la defensa confirmó que ambos fueron envenenados, mantienen otra teoría sobre las muertes.

Ángeles Balderrama

Ángeles Balderrama

Karen Oviedo (31) está acusada de cometer dos homicidios envenenando a su pareja y al hijo de esta, de 9 años, con un anticongelante para autos en el departamento de Guaymallén, Mendoza. Con el inicio del juicio por jurado para determinar su culpabilidad o inocencia, la mujer y su abogado se refirieron a algunos hechos que, según su versión, son erróneos. 

Desde el 2019, cuando se descubrió el crimen de su pareja, Rolando Aquino (35), Oviedo se ganó el apodo de "la envenenadora de Guaymallén". Es que meses más tarde se descubrió un segundo asesinato, el del hijo de este hombre. Ambas muertes tenían algo en común, la ingesta de etilenglicol por parte de las víctimas, pero existía una sola diferencia: las fechas. 

Si bien el Ministerio Público Fiscal remarcó en la apertura del juicio que se demostrará que la sospechosa es culpable del delito de "homicidio agravado por el vínculo, cometido mediante un procedimiento insidioso" en relación a su pareja, y "homicidio agravado por haber sido cometido mediante un procedimiento insidioso", con respecto al niño, la imputada decidió hablar y dar su versión

La palabra de "la envenenadora"

Ante la mirada de los jurados, la presunta "envenenadora de Guaymallén" remarcó que el 12 de julio de 2019, mientras todos dormían se despertó porque escuchó ronquidos raros y fue a ver a los chicos, sus dos hijos y el hijo de Rolando, que estaba en su casa de visita. Allí destacó que "intentó despertar a Elías pero no respondía".

En ese contexto, explicó que llamó a Aquino  y "juntos" lo llevaron hasta el hospital Notti, donde murió horas más tarde. A su vez, puntualizó que el diagnóstico médico fue una "trombosis cerebral".

Karen Oviedo junto a su abogado.

Por su parte, en relación a la segunda víctima, quien era su concubino, subrayó que se trataba de un hombre "muy celoso" que "no le gustaba que hablara con los proveedores" del negocio que tenían. Por este motivo, según su relato, le "revisaba el celular".

En relación a las compras del anticongelante de autos que la acusada realizó a través de Mercado Libre, explicó que "le llamaron la atención porque ella no había comprado nada". Y agregó: "Cuando revisé de que se trataba, vi que era un anticongelante y ahí busque que producto era en Google".

Al finalizar su declaración, Oviedo se lamentó y expresó: "Me duele en el alma que me culpen por la muerte de la criatura y de mi exmarido.

La otra teoría

Ese mismo relato fue el que siguió su abogado defensor, quien calificó de "demonizaciones" las concepciones que se realizaron hasta el momento sobre Karen Oviedo. "Parecería que se trata de demonizar a mi defendida, a Karen Oviedo, y santificar las figuras de las víctimas. Y esto no es así, porque los han citado acá (dirigiéndose a los jurados) para emitir un veredicto basado en pruebas, no en santificar a una persona y demonizar a otra", dijo el letrado.

Y agregó: "Los hechos ocurrieron de otra manera totalmente distinta y Karen no es responsable de los hechos que se le imputan".

Según el letrada, ambas víctimas murieron por la ingesta de etilenglicol, pero no fue su clienta quien suministró el anticongelante de autos. De hecho, aseveró que Aquino "la manipulaba" y sería él quien realizó la compra del producto en Mercado Libre.

"Esas compras no las hizo mi clienta, él las manipuló desde su teléfono. Ella fue a ver su teléfono porque le faltaba plata, ya que  tiene cuentas bancarias, Aquino no tenía. Cuando se da cuenta que le faltaba plata, advierte que además del refrigerante se habían comprado zapatillas". 

La teoría del abogado defensor es que Aquino habría comprado el etilenglicol.

En esa segunda teoría, el defensor considera absurdo que, tras la compra del etilenglicol para cometer el crimen de su pareja, Oviedo hubiese buscado en Google "para qué servía" el producto ya que, debería conocer sus efectos "si lo utilizó tiempo antes para matar al hijo de Aquino". "¿Qué sentido tendría volver a preguntar para qué sirve, si ella ya lo hubiese usado previamente?", detalló.

Para finalizar, el abogado de la "envenenadora de Guaymallén" dijo que la versión que se tiene de Aquino no es tan cierta. "No era un hombre tan trabajador como se dice. La casa está a nombre de Karen Oviedo, los dos vehículos en los que se movilizaban eran de ella, el negocio instalado en el domicilio era de ella. Es decir que el señor no puso un solo peso, solamente vino a vivir a Karen Oviedo. Y se va a demostrar que la familia de Karen ayudaba a Aquino y a la familia". 

El debate seguirá a lo largo de esta semana con la declaración de testigos, y se espera que el jueves se realicen los alegatos de cierre y el jurado pase a deliberar para dar el veredicto. La detenida arriesga prisión perpetua. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?