Los violentos antecedentes de los dos acusados de matar a golpes al entrenador de vóley

Los violentos antecedentes de los dos acusados de matar a golpes al entrenador de vóley

Imputados ahora por homicidio simple, los presuntos asesinos de Carlos Amieva sumaron causas por lesiones y amenazas de años anteriores. Detalles de cómo está la investigación que conmocionó a Mendoza.

Ariel Cubells

Ariel Cubells

Este sábado se cumplió una semana del hecho que le terminó costando la vida a Carlos Amieva (53), el entrenador de vóley y camarógrafo que murió tras ser golpeado en medio de una discusión vial en Tunuyán, Mendoza. Con los dos detenidos acusados por un asesinato, ahora les imputaron nuevos delitos por sus antecedentes violentos.  

El caso, que conmovió al Valle de Uco y a la provincia, tiene como sospechosos a Diego Sicre (30) y a su sobrino Matías Sicre (24). Ambos a lo largo de estos días pasaron por distintas situaciones procesales, que fueron complicando su futuro. 

Actualmente están presos bajo la calificación de homicidio simple (tiene penas de 8 a 25 años), aunque en el arranque de la investigación los habían imputado por lesiones graves. El estado de salud de la víctima empeoró  y fueron acusados por tentativa de homicidio, hasta el trágico final que los puso como coautores de un crimen. 

Sin embargo, el prontuario de estos parientes agrega algunas causas más. Cuando fueron arrestados, en la jornada del domingo pasado y a horas del hecho, los investigadores advirtieron que estaban a la "orden del día". Esto quiere decir que la Policía los buscaba por medidas pendientes. 

Según le reveló una fuente a MDZ, los dos habrían protagonizado episodios de violencia en 2020 y 2021 y debían ser imputados, aunque nunca se presentaron ante la Justicia. Las acusaciones son por amenazas y lesiones -algunas intrafamiliares-, y ahora que fueron capturados las autoridades pudieron notificarlos formalmente. 

Estos antecedentes, que posiblemente se acumularán contra los Sicre en el futuro juicio por la muerte del entrenador, son casi una prueba más para los sabuesos que trabajan el caso, para demostrar que están ante dos personas "violentas": 

Ninguno de los sindicados ha declarado por el momento, y en los próximos días serán alojados en la cárcel a la espera de la audiencia de prisión preventiva. 

 

La esposa del entrenador, testigo clave 

Carlos resultó herido en la noche del sábado 15 de enero, en plena calle Irigoyen de Tunuyán. Por allí circulaba en su auto con su pareja, hasta que tuvo un altercado con dos sujetos que iban en una camioneta Toyota Hilux. 

Amieva se bajó de su rodado al igual que los otros hombres, y en la vía pública siguió el conflicto. Según su mujer -testigo presencial-, los dos imputados comenzaron a pegarle trompadas y patadas a su marido y lo tiraron al piso, donde continuaron con el ataque. 

La víctima quedó prácticamente inconsciente en el suelo y los agresores se fugaron, pero ya el domingo estaban detenidos. En la rueda de reconocimiento la mujer señaló a los Sicre, por lo que este elemento y su declaración sobre la mecánica del hecho, son las pruebas principales de la fiscal Eugenia Gómez para establecer la hipótesis del asesinato. 

Por otro lado, trascendió que hay testigos que vieron el episodio desde una perspectiva diferente y dan otra versión que podría beneficiar a los acusados. Lo fundamental en el expediente es establecer si los dos golpearon al hombre y si fue un ataque para matarlo, o si Amieva pegó la cabeza contra el cemento al caer y esto le provocó las graves lesiones. 

En cuanto a la autopsia, los médicos forenses informaron que el deceso se produjo por un traumatismo de cráneo y por fracturas y golpes en la cabeza. En el resto del cuerpo no tenía lesiones. 

"Carly", como lo apodaban, falleció en la madrugada del jueves luego de pasar varios días internado en el Hospital El Carmen. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?