Desnudo y deshidratado: así rescataron de su casa a un niño con autismo

Desnudo y deshidratado: así rescataron de su casa a un niño con autismo

Los vecinos no sabían nada de la madre desde hace más de 20 días y por este motivo alertaron a la Policía. Además, uno de ellos lo alimentó por varios días a través de una ventana. Aunque no era la primera vez que los vecinos denunciaban, la familia del menor los amenazaba.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Abandono total. Esas son las palabras que describen cómo encontró la Policía a un niño de 8 años con autismo. El pequeño, oriundo de la Ciudad de Córdoba estaba deshidratado y desnudo en su casa. Los vecinos no veían adultos en la casa desde hace más de 20 días y tampoco sabían qué había pasado con la madre del nene, por este motivo decidieron denunciar el hecho. Además llevaban varios días alimentándolo a través de una ventana.

El rescate se realizó el 30 de noviembre en una casa ubicada en el barrio Patricios Oeste. Cuando ingresaron, los policías se encontraron con una situación difícil: tenían pocos muebles y una gran falta de higiene. El niño estaba sin ropa, muy delgado y se podía ver que estaba mal alimentado. 

Los vecinos que denunciaron la situación, además de indicar que hacía tres semanas que no veían a ningún adulto en la casa, también explicaron que alimentaron al niño por una ventana durante varios días. 

El pequeño fue rescatado y trasladado al Hospital de Niños, donde fue asistido por un equipo interdisciplinario. "El chico de 8 años presenta un retraso madurativo, aparentemente un autismo", explicó Juan Ledesma, director del establecimiento.

"El principal problema es la falta de aseo y una deshidratación leve", agregó.

Aunque el caso trascendió en los medios provinciales, los progenitores del niño todavía no aparecen. Según el relato de los vecinos, la madre se dedica al trabajo sexual y criaba sola a su hijo porque el padre los había abandonado. 

Durante las semanas de internación, el pequeño está siendo acompañado por la abuela, quien vive a una cuadra del domicilio del niño y se también se hacía cargo de un nieto de 12 años. Además, hay otra hermana que actualmente vive con los abuelos paternos.

Frente a este panorama, los vecinos indicaron que uno de ellos ya había dado aviso previamente a la Senaf (Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de la Provincia) por las condiciones del niño, pero la propia familia los amenazó para que no continuaran con la denuncia.

En el caso interviene la Senaf y la fiscalía a cargo de Iván Rodríguez. Tras recibir el alta es probable que el pequeño de 8 años sea institucionalizado en una fundación que trabaja a la par con la Senaf.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?