Iba en bicicleta por la ruta y un rayo lo fulminó

Iba en bicicleta por la ruta y un rayo lo fulminó

Un ciclista de 36 años falleció tras ser alcanzado por un rayo en La Pampa. Su compañero quedó en shock al ver cómo una luz segadora atravesaba al hombre y lo dejaba inerte sobre el asfalto.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Cristian Coria (36) había salido a andar en bici junto a un amigo por la ruta 152, en La Pampa. El clima no parecía el mejor, y de hecho se desató una violenta tormenta que terminó con su vida de la forma más inesperada: lo mató un rayo.

El hecho se registró el miércoles durante un entrenamiento de dos ciclistas, a la altura del kilómetro 26 de la mencionada autovía. Coria -que es de General Acha- había salido a andar junto a su amigo Gustavo Montenegro. Al ver que amenazaba un chaparrón y que el viento se volvía más y más fuerte, los deportistas decidieron volver. Sin embargo sólo uno de ellos llegó a su casa.

En un segundo, un rayo dio con el cuerpo de Cristian, que cayó al suelo fulminado. La víctima fue trasladada al hospital Buodo, donde los médicos certificaron su deceso. Como una postal de la tragedia, las dos bicicletas quedaron tiradas en la ruta y bajo la lluvia.

El que se salvó

"No íbamos a salir a pedalear porque había tormenta, Cristian me dijo de entrenar igual, porque vio que hoy (por el jueves) estaría ventoso", contó el compañero de Coria a colegas del diario La Arena. A las dos de la tarde salieron: una hora y media después ya estaban en medio de la ruta.

A la altura de la localidad de Utracán, optaron por pegar la vuelta. El relato de Montenegro siguió así: "Cristian se puso adelante de mí y de repente vi una luz que sonó como una estampida en su cabeza, como si fuera un disparo: en ese momento mi amigo cayó desplomado en el medio de la ruta". 

"No podía creer lo que veía, estaba desesperado, tenía a mi mejor amigo tirado en el medio de la ruta, miré que no viniera nadie, lo llevé para una de las banquinas y empecé a realizarle RCP", relató el entrevistado, y añadió que la secuencia "fue increíble". "A mí no me pasó nada, tuve un dios aparte, estuve a milímetros de morir", sintetizó.  

La víctima, que era papá de un hijo de 10 años, tenía una herida en la frente y el casco partido. En vano fueron los intentos de reanimarlo.

 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?