A 11 años de la misteriosa desaparición de una adolescente

A 11 años de la misteriosa desaparición de una adolescente

Agostina Sorich tenía 12 años cuando salió de su casa de Villa Gesell con destino a la vivienda de su tía y nunca regresó. Si bien son varias las hipótesis sobre lo ocurrido con la adolescente, no hay pistas firmes que permitan esclarecer el caso.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

El 15 de octubre se cumplieron 11 años de la desaparición de una adolescente en la ciudad bonaerense de Villa Gesell. La joven, Agostina Sorich, tenía 12 años cuando fue vista por última vez camino a la casa de una tía. Si bien se manejaron varias hipótesis sobre lo ocurrido, hasta el momento no hay datos concretos que permitan esclarecer el hecho.

Agostina vivía con sus padres en una casa ubicada cerca de la ruta 11. El 15 de octubre de 2010 salió de su casa con destino a la vivienda de la expareja de su tío, pero nunca regresó. La propiedad está ubicada a unas 15 cuadras de su casa y la joven tenía como costumbre irse los viernes y volver los lunes por la mañana.

Ese lunes la chica no concurrió al colegio y cuando su madre llamó a la tía, le dijo que Agostina no había estado con ella ese fin de semana. Ese mismo día la madre realizó la denuncia policial y si bien se realizaron varios rastrillajes, no hubo pistas sobre la joven.

La adolescente salió con destino a la casa de su tía y nunca regresó

Los días posteriores a su desaparición hubo actividad en sus redes sociales, por lo que varias personas intentaron contactarla, pero no obtuvieron respuestas. Tal es así, que en ese momento, desde la Policía dejaron entrever que la chica se habría ido por sus propios medios, argumento que se ganó el repudio de la comunidad.

Las hipótesis sobre su desaparición son muchas. Al no contar con pistas firmes, los investigadores creen que pudo haber sido víctima de una red de trata hasta que fue asesinada. Si bien hubo personas en la mira por el posible homicidio, nada logró comprobarse en estos años.

Hoy, el ministerio de Seguridad ofrece una recompensa de un millón de pesos para quien tenga datos sobre lo ocurrido.

Por el momento la investigación permanece estancada y sin pistas firmes. Si bien la madre de la joven cree que su hija fue víctima de una red de trata, no hay pruebas que permitan reforzar este teoría.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?