El secreto de Salma Hayek para reforzar el vínculo con su hija Valentina Pinault

El secreto de Salma Hayek para reforzar el vínculo con su hija Valentina Pinault

La actriz y su heredera contaron algunos detalles de su relación

Napsix

A medida que crece, Valentina Pinault se va volviendo cada vez más parecida a su madre Salma Hayek. El próximo 21 de septiembre, cuando comience el otoño boreal, la adolescente cumplirá 15 años con algunas ideas ya claras, por ejemplo sobre lo que quiere hacer en su futuro: "quiero ser actriz y después directora”, declaró en una reciente entrevista para dejar en claro que va tras los pasos de su madre y, por qué no, con el afán de superarla.

Salma Hayek tuvo a Valentina Pinault cuando la actriz mexicana promediaba los 41 años, allá por 2007: “Mi caso fue muy particular porque yo me volví madre muy tarde. Lo hice ya que encontré a la pareja de mi vida, que tenía una carrera estable, pero es que yo ya tenía tantas ganas de tener a esta hija que ya nada más me importaba", explicó. Lo que no todo el mundo sabe es que con el tiempo, ambas mujeres desarrollaron una práctica cómplice para sellar su vínculo.

 

 El secreto de Salma Hayek para reforzar el vínculo con su hija Valentina Pinault

Las dos cuentan que tienen un código común que usan en presencia de otras personas para sentirse más unidas, para terminar de fundirse en esa empatía que habilita el lazo de madre e hija y todo se resume al uso del lenguaje común: el español.  “Cuando estamos con más personas me gusta porque es como un secreto porque nadie habla español, porque con mi papá hablo en francés”, dijo Valentina.

La familia reside en Londres y también suelen visitar Francia por las empresas de François Henri-Pinault y los EEUU por los compromisos laborales de Salma Hayek. Es en los encuentros en esos países cuando suelen rodearse de personas que hablan otras lenguas y que ellas aprovechan para unirse más. “Le hablo en español si no quiero que nos entiendan los que están alrededor. Además, creo que refuerza la unidad, el vínculo familiar, fortalece el lazo que tenemos”, agregó Salma.

Sin embargo, cabe aclarar que Salma Hayek y Valentina Pinault se entienden no solo a través del idioma común. Ellas juegan de memoria y se interpretan con los gestos, las miradas y los imperceptibles movimientos del rostro. En definitiva, van camino a convertirse en dos gotas de agua

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?