Dos gotas de agua: el sorprendente parecido de Mónica Ayos y su hija Victoria

Dos gotas de agua: el sorprendente parecido de Mónica Ayos y su hija Victoria

La actriz argentina, radicada en México, no deja de deslumbrar con el contenido diario que comparte en sus redes sociales.

Napsix

Mónica Ayos se convirtió en mamá en 1992 cuando llegó al mundo Federico. A los pocos meses del nacimiento del bebé, se separó de Mario Valencia, el papá del niño, tras haber sufrido situaciones de agresiones y muy malos tratos. Poco después, conoció a Diego Olivera con quien se casó, actualmente vive una hermosa historia de amor y fruto de su relación nació Victoria, que hoy ya tiene 18 años.

Mónica Ayos junto a su hija Victoria Olivera

En Instagram, Ayos suele compartir varios momentos junto a la joven y sus fanáticos han quedado sorprendidos con el increíble parecido que tienen. De hecho, hay algunos que han expresado que parecen hermanas y lucen como "dos gotas de agua".

Dos gotas de agua: el sorprendente parecido de Mónica Ayos y su hija Victoria

Recientemente, por el día de la madre en México, la actriz le dedicó unas palabras a sus hijos que emocionaron a más de uno en la web. "La vida me invitó a tomar caminos y decisiones que me llevaron proyectar mas allá de mis sueños, en otros países y navegando culturas varias, con mis hijos, mi compañero de ruta y una carrera que amo. Hoy aquí en México festejo el día de la madre y en octubre en mi tierra, Argentina. Ni en mis deseos mas locos imaginé (después de tantas vidas en una que parecía haber vivido), que seguiría coleccionando desafíos de proyección divinos", expresó.

Y agregó: "Conformar esta realidad en familia sostenida en el tiempo, juntos, fue de las elecciones con mas claridad. La travesía se trataba de unirnos y también lograr en mí unir a todas las que fui sin involucionar. La premisa era no retroceder en lo ganado, aprendido y cursado, así fue, y es con esa claridad (llena de anécdotas en el proceso) con la que puedo mirar hoy a los ojos a mis hijos, ellos no tienen idea cuánto me enseñaron y cuanto aprendí encontrando el eje perfecto para seguir girando en esta vida hermosa que construimos a la par".

"Aprendemos a acompañar y ser acompañados, nos plantamos en la vida a disfrutar no tan rotos, con todos los pedazos cementados, unidos en una pieza, enteros, fuertes y con orgullo mutuo. Poder ser y verlos crecer. GRACIAS", cerró su publicación Ayos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?