¿Lo sabías?: los gatos pueden recordar sus nombres y el de sus dueños

¿Lo sabías?: los gatos pueden recordar sus nombres y el de sus dueños

Un estudio reciente reveló que los gatos pueden recordar los nombres que se les enseñan. Conoce las razones.

Napsix

Los gatos cada día nos sorprenden más. Estas mascotas acostumbran a llevar vidas muy solitarias y son conocidos por ser independientes y distantes, sin embargo, cuando quieren pueden brindar las más tiernas caricias y los más dulces ronroneos, siendo así, fieles compañeros. Respecto a sus capacidades, además de ser animales ágiles y flexibles, los felinos también destacan por tener otras de las que no estábamos enterados. 

Es que un grupo de científicos de la Universidad de Azabu en Japón descubrieron  que los gatos domesticados pueden recordar su nombre, el de otros gatos y el de los humanos que habitan a su alrededor, a pesar de su conocida “mala memoria”. Este descubrimiento nos lleva a entender un poco más acerca de los vínculos que forman los felinos y, también, nos hace darnos cuenta de que, si los llamamos y no responden, simplemente nos están ignorando porque no tienen ganas de sociabilizar. 

Los gatos pueden recordar nombres

El reciente estudio publicado por la revista Nature, demuestra que los científicos japoneses estudiaron a gatos domesticados que viven con otros gatos y a felinos que habitan en refugios, donde pueden interactuar con gatos y humanos diferentes cada día. Ahora viene lo interesante: a ambos grupos se les presentó la imagen de un gato que conocen mientras una grabación de voz reproducía el nombre de ese felino y otros nombres al azar. 

El resultado fue que los gatos domesticados pasaban más tiempo mirando el monitor al escuchar el nombre incorrecto, como si estuvieran desconcertados por el error. “Solo los gatos domésticos anticiparon una cara específica al escuchar el nombre del gato, lo que sugiere que coincidieron con el nombre del gato estímulo y el individuo específico. Al escuchar el nombre de un gato, los sujetos esperaban la cara correspondiente“, describieron los investigadores.

Los humanos tuvimos que ver

Cuando los investigadores mostraron a los gatos imágenes de personas con las que viven junto con grabaciones de audio con su nombre correcto y otros equivocados, el resultado fue similar. Así, los científicos concluyeron que esto sucede debido a la interacción diaria de los gatos con los humanos y la cantidad de veces que escuchan los nombres en su día a día.

“Nuestra interpretación es que los gatos que viven con más personas tienen más oportunidades de escuchar nombres que los gatos que viven con menos personas. También que vivir con una familia durante más tiempo aumenta esta experiencia”, afirman en el estudio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?