Bañar a los gatos: ¿es bueno o malo para ellos?

Bañar a los gatos: ¿es bueno o malo para ellos?

Existe una duda predominante en los humanos acerca del baño de los felinos. ¿Hay que bañarlos? ¿Cada cuánto tiempo? Responderemos esas dudas aquí.

Napsix

Los gatos son mascotas muy independientes que saben cuidarse por sí solos. Aun así, necesitan de la compañía humana para tener presentes controles veterinarios y de vacunas. Pero, es cierto que los felinos pueden buscar sin problemas su comida en las calles, o lamerse el cuerpo para retirar toda suciedad que sientan sobre su pelaje. Es por esto último que nos solemos preguntar si es necesario bañar a nuestro gato o no. 

Según los especialistas en mascotas Experto Animal, los gatos pueden hacerse cargo por sí solos de su aseo general, lamiendo cada zona sucia. Además, no tenemos que olvidar que los felinos son animales que usualmente se alejan del agua, no les gusta mucho estar en contacto con ella. En esos casos lo recomendable es que su dueño sólo interfiera en el cepillado diario del pelaje del felino

Sin embargo, hay otras situaciones en las que debemos prestar atención a las conductas de nuestra mascota. Por ejemplo, los gatos sólo dejan de lamerse o limpiarse cuando se encuentran enfermos, por lo que, en ese caso, lo mejor es recurrir a un veterinario. 

¿Cuándo es necesario bañar a mi gato?

Hay algunos casos en los que sí se recomienda bañar a los gatos. Se trata de casos excepcionales como que se haya ensuciado mucho o que su pelaje pueda entrar en contacto con aceite o sustancias tóxicas para su organismo. También, si tu gato ha sido acostumbrado a bañarse desde que era un cachorro, y actualmente acepta su lavado sin muestras de estrés, puedes hacerlo. Para los demás, será suficiente con su autoacicalado, los cepillados diarios y las limpiezas locales con champú en seco o toallitas para gatos.

Si tu gato todavía no cuenta con vacunas porque es cachorro o lo adoptaste, procura evitar bañarlo hasta que complete su vacunación. Si lo acabamos de vacunar, es mejor esperar unos días antes de bañarlo para no añadirle un factor de estrés.

En cuanto a la frecuencia de los baños, esta va a depender de las características de cada gato, tanto de su pelaje como de su modo de vida.  Según Purina, puedes bañarlo una vez al mes, obviamente, si es que el agua no le causa estrés. Una frecuencia mayor podría afectar la salud de su piel y del pelo, al eliminar su capa protectora. Para esto, elige siempre productos de higiene específicos para gatos. Además, procura no forzarlo y tratarlo con delicadeza al invitarlo a bañarse

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?