Evítalos: estos son los errores más frecuentes al usar la lavadora

Evítalos: estos son los errores más frecuentes al usar la lavadora

Descubre cuáles son los errores más comunes al poner a lavar ropa y aprende a evitarlos.

Napsix

El lavarropas o lavadora es un electrodoméstico de gran ayuda en las tareas del hogar. Es un elemento muy práctico y eficaz ya que deja impecable todo lo que lavas en él. Además, ahorras tiempo por no lavar a mano. Lo cierto es que no es muy sencillo comenzar a usarlo desde cero. La lavadora tiene muchos botones que remiten a una función específica, y que van más allá del mojar, enjabonar y secar. Este es un punto que complica a algunos inexpertos en el tema del lavado, pero también existen otros errores, muy comunes, que todos cometemos al usar el lavarropas.

Si al final del lavado vemos la ropa muy arrugada, con restos de detergente o incluso con mal olor (a rancio) es que algo está fallando. En ese sentido te enseñamos cuáles son los errores más frecuentes al poner la lavadora, y cómo solucionarlos.

En primer lugar, es común, ya sea por falta de tiempo o por desconocimiento, introducir en la lavadora una mezcla de tejidos y colores. Si no separas las prendas, las delicadas se estropearán con más rapidez. Además, las tinturas más fuertes pueden hacer que prendas de colores claros se tiñan. Otro punto importante es revisar las etiquetas de lavado de la prenda. Según la tela, te indican exactamente cómo lavar, secar y planchar la prenda en cuestión. No olvides que la lencería se debe lavar por separado o colocarse en una pequeña malla antes de introducirlas en la lavadora, así evitamos que algún calcetín se introduzca en algún conducto de la lavadora.

Hogar Manía afirma que no tratar las manchas antes del lavado es otro error muy común. Una buena idea es recurrir al vinagre blanco o al bicarbonato de sodio para eliminar las manchas amarillas, de sangre o de barro.

Otra falla es sobrecargar la lavadora. Estas soportan un peso máximo por lavado que va desde los 7 a los 10 kilos. No pases ese límite. 

Por otro lado, es posible que eches una cantidad excesiva de detergente. Los detergentes en polvo y líquidos vienen con sus propios medidores para echar la cantidad correcta. 

Finalmente, no limpiar la lavadora representa la equivocación más común. Mal olor, exceso de humedad e incluso moho se acumulan en una lavadora sucia. Al menos una vez al mes es muy necesario realizar una limpieza de los filtros de desagüe, las gomas y los cajetines del detergente de la lavadora.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?