Mascotas: las claves para educar a tu perro desde cero

Mascotas: las claves para educar a tu perro desde cero

Si acabas de darle la bienvenida a un cachorro en tu familia, aquí traemos todo lo que debes saber para que su entrenamiento sea de lo más efectivo.

Napsix

La llegada de un animal de compañía al hogar puede ser de lo más lindo y divertido para toda la familia. Aunque también es cierto que se requiere de una gran responsabilidad y cuidado para que su estadía en nuestra casa sea de lo más placentera. En principio, lo que debemos hacer es conseguir que la mascota se adapte al nuevo entorno, al igual que propiciarle el alimento y las vacunas adecuadas. En segunda instancia, podremos hacer foco a su educación, para que la convivencia en la casa sea la mejor. A continuación, revelamos cuáles son las claves para conseguirlo. 

Cómo educar a mi mascota

  • Sé paciente: el entrenamiento canino no es una tarea imposible, pero sí requiere de una buena dosis de paciencia por parte de las personas que lo lleven a cabo. Ten en cuenta que estás enseñándole a una pequeña mascota que está descubriendo el mundo a su alrededor. No seas duro con ella. Ármate de paciencia cada vez que suceda algo que no te guste, como que rompa algún objeto. En estos casos puedes demostrar que lo que hizo está “mal” diciéndole un "no" fuerte y firme justo en el momento en el que sucedió. Tampoco le ofrezcas ninguna recompensa. 
LOS CACHORROS APRENDEN A  ASOCIAR EL BUEN COMPORTAMIENTO CON LAS RECOMPENSAS. FOTO: SHUTTERSTOCK
  • Recompensas cuando haga algo bien: de acuerdo a las plataformas de cuidado de las mascotas como Experto Animal y Purina, la mejor forma de educar a las mascotas es con el refuerzo positivo. Esto es una técnica de entrenamiento canino que hace que los perros respondan al estímulo con el fin de conseguir una recompensa, la cual puede ser un trozo de su comida favorita o pasar tiempo de calidad con ellos. Además de la recompensa, darles un mensaje de afecto y un pequeño elogio los llenará de alegría y los motivará para seguir portándose bien. 
  • Nada de castigos: “El castigo sólo genera estrés y ansiedad, lo que puede debilitar tu relación con él”, afirman los expertos en entrenamiento canino de Purina. Con el simple “no” o “alto”, el perro entenderá que lo que hace está mal. Enfócate en sus buenos comportamientos. 
  • Redireccionar el comportamiento: una vez que el perro te mire luego del “no”, lo más recomendable es enseñarle un comportamiento u objeto alternativo para que se distraiga y reemplace el anterior. Un buen ejemplo de esto es darle a tu mascota un juguete que pueda masticar en caso de que lo encuentres mordiendo un zapato.
  • Finaliza con un refuerzo positivo: felicitar a tu amigo peludo nunca está de más. Sobre todo si pudo hacer lo que le enseñaste. Decirle “buen chico” y llenarlo de elogios y una recompensa lo hará el perro doméstico más feliz. Y quédate tranquilo que rara vez ocasionará problemas en el hogar.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?