Imperdible: alivia el dolor de espalda con estos sencillos ejercicios de yoga

Imperdible: alivia el dolor de espalda con estos sencillos ejercicios de yoga

Con algunos movimientos de esta práctica milenaria puedes dejar atrás la tensión y relajar tu espalda

Napsix

Napsix

Una mala postura tras un largo día de trabajo o estudio puede provocarte un dolor de espalda que no te deje ni pensar. Pero no te preocupes, hay algunos movimientos de yoga que te ayudarán a aliviar la tensión y relajar todo tu cuerpo.

El yoga es una práctica milenaria proveniente de la India que se ha expandido por todo Occidente. Tanto, que tal como informa la revista Forbes España, "casi 500 millones de personas en el mundo" lo practican. El cometido es unir cuerpo, mente y espíritu y alcanzar el bienestar con la armonía de estos.

El yoga es una práctica milenaria
Fuente: Wunderstock

Existen numerosas posturas y algunas de ellas podrán ayudarte a aliviar el dolor de espalda. Puedes hacer algunos de estos ejercicios en casa. Solo debes escoger un lugar tranquilo donde puedas concentrarte y no pensar más que en la tarea que estás llevando adelante. Para hacerlo necesitarás una colchoneta o alfombra donde poder apoyarte.

  • Postura del perro boca abajo: es ideal para comenzar porque involucra un estiramiento general del cuerpo. Para hacerla, debes ubicarte boca abajo con todo tu cuerpo apoyado sobre el suelo. Luego debes inhalar y cuando exhales lleva tu cadera hacia arriba. Permanece así durante 30 segundos intentando mantener tus pies y manos totalmente apoyados.

  • Postura de perro mirando hacia arriba: otro ejercicio que puedes realizar una vez que hayas vuelto a la posición inicial, es ubicar las palmas de las manos sobre los costados de tu pecho y presionar hacia abajo elevando el tronco hacia arriba. De este modo sentirás como se estiran los músculos de la espalda. Tras 30 segundos, baja.
Postura del perro boca abajo. Fuente: YogaOne
  • Postura del gato: finalmente puedes realizar este ejercicio. Apoya tus manos y tus rodillas imitando una mesa. Ten en cuenta que tus hombros deben quedar perpendiculares al suelo. Mira hacia abajo mientras inspiras y espiras. Luego exhala y dirige tu columna hacia arriba hasta dejarla levemente curvada. Presta atención al resto de tu cuerpo: no deben perder la postura inicial. Nuevamente relaja tu cabeza y muévela hacia abajo mientras notas que tus cervicales se relajan.

Recuerda realizarte chequeos médicos siempre antes de comenzar a hacer ejercicio físico o rutinas de fuerza. Asimismo, consultar con un profesional que supervise tu rutina y haga seguimiento de la misma.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?