Calambres después de una rutina de ejercicios: cómo prevenirlos

Calambres después de una rutina de ejercicios: cómo prevenirlos

Los calambres son realmente molestos y pueden hacernos pasar un mal rato. Tras hacer tu rutina de ejercicios procura seguir estos consejos para no sufrirlos.

Napsix

Napsix

Los calambres son espasmos naturales que sufre la musculación y provocan diferentes grados de dolor o malestar, posiblemente hasta nos inmovilicen durante algunos cuantos minutos. Sin embargo, estos no revierten ningún problema grave de salud. Frecuentemente, estos se presentan luego de una rutina de ejercicios, pero pueden prevenirse siguiendo alguno de estos consejos.

Los calambres son un mecanismo de protección que hace el organismo, los músculos se contraen y se limita la circulación de sangre, esto provoca ese particular “hormigueo” que sentimos cuando padecemos uno, el dolor punzante y la inmovilidad en algún miembro.

Evita sufrir calambres con algunos consejos. Foto: Pinterest

La mayoría de estos episodios ocurren en las piernas, particularmente en la pantorrilla o gemelos. Una de las causas más usuales que los provocan es la sobreexigencia, por ejemplo, si pasas muchas horas escribiendo puede que comiences a sentir que los dedos de las manos se te “duermen”.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que los calambres son solo un síntoma y que es el sistema nervioso quien está mandando señales equivocadas. Es por eso que las razones por las que se originan pueden ser varias.

  • Calor excesivo
  • Falta de hidratación
  • Carencia de vitamina D o potasio
  • Cambios hormonales (por ejemplo, durante el embarazo)
  • Cansancio o falta de sueño
  • Medicación

Cómo se previenen los calambres

Para evitar sufrir esta molesta sensación puedes tomar algunos recaudos importantes antes, durante y después de hacer ejercicios.

Estiramiento: para evitar las consecuencias de un excesivo entrenamiento es muy importante que dediques varios minutos para realizar tareas de estiramiento.

Masajes durante un calambre: algunos masajes ayudarán a que el dolor se vaya más rápido. Por ejemplo, para las piernas es muy efectivo tomar una pelota pequeña, ponerla bajo la planta del pie y hacer suaves movimientos. Esto hará incentivará la musculación y la circulación de sangra.

Los masajes pueden ser útiles para disminuir el malestar de los calambres. Foto: Mejor con salud

Hidratación y alimentación: si realizas actividad física de forma frecuente, es necesario que la acompañes con una buena alimentación y que te hidrates correctamente. Aunque estés buscando bajar de peso, el organismo necesitará de una mayor cantidad de nutrientes.

Recuerda realizarte chequeos médicos siempre antes de comenzar a hacer ejercicio físico o rutinas de fuerza. Asimismo, consultar con un profesional que supervise tu rutina y haga seguimiento de la misma.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?