Ejercicios rápidos para reducir la papada

Ejercicios rápidos para reducir la papada

La aparición de la papada puede ser un signo de que nuestra salud no está bien. Consulta a tu médico y mejora esta situación con ejercicios.

Napsix

Napsix

La papada es una capa de grasa que se encuentra debajo del mentón o la barbilla. Esta puede hacerse más visible debido a dos razones: una mala postura o un aumento de peso. Ambas pueden corregirse con ejercicios y, en el caso de la última, una dieta balanceada.

Antes de iniciar cualquier actividad física es importante que se descarten razones médicas que hayan provocado la aparición de la papada, ya que suele ser uno de los síntomas más frecuentes cuando se padecen desórdenes de la glándula tiroides.

Algunos ejercicios que te ayudarán a reducir la papada. Foto: fitnatura

Cualquiera sea las razones de su aparición debemos tomarla como una alerta, es decir, no es solo un problema estético, también es una señal de advertencia para nuestra salud.

Si se trata de una mala postura, probablemente nuestro cuello y cervicales estén sufriendo también. Y si es producto de un aumento de peso, la acumulación de grasa ya ha llegado al punto de no ser saludable.

Además de atacar el tema principal, es posible reducir esta zona con algunos ejercicios localizados.

Ejercicios para reducir la papada

1. Sentado con la espalda recta en una silla, se dejan los hombros relajados y los brazos colgando al costado del torso. Con un movimiento suave se mueve el cuello hacia atrás intentando mirar el techo.

En este punto se presiona con la lengua en paladar superior lo más atrás que se pueda mientras se lleva la barbilla hacia el pecho.

Finalmente, se vuelve a la posición inicial y se repite.

Invirtiendo unos minutos al día podrás reducir la papada. Foto: fitnatura

2. Se debe estirar el labio inferior simulando una “mueca” o “puchero” y contraer los músculos del cuello mientras se lleva la barbilla hacia el pecho. Luego vuelve a la posición inicial y has una sonrisa. 

3. Estando de pie, se extiende el cuello hacia atrás como si se mirara el techo, luego se fruncen los labios como si se estuviese dado un beso. Se mantiene la posición unos cinco segundos y se repite.

 

Recuerda realizarte chequeos médicos siempre antes de comenzar a hacer ejercicio físico o rutinas de fuerza. Asimismo, consultar con un profesional que supervise tu rutina y haga seguimiento de la misma.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?