Métodos infalibles y naturales para eliminar la mosca blanca del jardín

Métodos infalibles y naturales para eliminar la mosca blanca del jardín

Dile adiós a la mosca blanca y no permitas que sigan arruinando tu jardín. Prueba con estos consejos.

Napsix

La mosca blanca es considerada una de las plagas más dañinas para la agricultura, en los jardines domésticos, este insecto no deja de ser menos nocivo para la salud de nuestras plantas. Es que, no solo provoca daños directos, sino que también le da la bienvenida a que otros insectos dañinos, hongos y enfermedades ataquen el jardín.

Esta minúscula mosquita succiona la savia de las plantas, lo que hace que estas se debiliten y las heridas son la puerta de entrada a otras enfermedades. Es de color blanco, tiene una forma triangular y la forma más sencilla de percibir su presencia es que, cuando tocamos la planta, salen volando todas a la vez.

Foto: shutterstock

Tienen predilección por algunas especies de hortalizas como los tomates y las coles, sin embargo, ante la ausencia de ellas, atacan las plantas ornamentales.

Eliminarlas no es nada sencillo y requiere de constancia ya que, volverán con frecuencia a visitar nuestro jardín.

Formas de eliminar la mosca blanca

La mejor forma de controlar su población es con trampas cromáticas. Solo se requiere de un pequeño pedazo de plástico, cartón o goma eva amarrillo. Debemos untarlo con algún tipo de aceite y colocarlo cerca de las plantas que se vean afectadas con mayor frecuencia.

La mosca blanca se verá atraía por el color amarrillo y quedará pegada a la trampa.

Se debe tener cuidado de limpiar y aceitar con frecuencias las trampas para que cumplan esta función. Estos artefactos son muy útiles ya que, si vemos que hemos logrado atrapar una gran cantidad de moscas, entonces será hora de desinfectar con algo más potente.

Foto: shutterstock

Antiplagas naturales

El apichi es una de las soluciones naturales más efectivas contra las plagas. Consta en colocar en un envase de vidrio una cabeza de ajo, granos de pimienta, unos chiles o ajíes picantes y alcohol. Es mucho más efectivo si esta mezcla se licúa o mixea (es importante protegerse los ojos al hacerlo y no olerlo). Luego se deja reposar en la heladera durante dos días y se cuela antes de usar.

Para utilizarlo se debe diluir en agua, bastará solo dos cucharas por cada litro de agua. Al rociar las plantas, hay que proteger las manos, ojos y nariz. Lo mejor es hacerlo durante las últimas horas de la tarde.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?