La desafiante provocación de los antivacunas que ocupan Ottawa: "No nos vamos"

La desafiante provocación de los antivacunas que ocupan Ottawa: "No nos vamos"

A pesar de que se han incrementado drásticamente las amenazas de multas, detenciones, confiscación de vehículos o retirada de la custodia de sus hijos los manifestantes antivacunas aseguran que no abandonarán la capital del país hasta que se satisfagan todos sus reclamos.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Randy Hillier, el controvertido político derechista canadiense que fuera expulsado del Partido Conservador en 2019 por burlarse del padre de un niño autista, declaró ayer sin ambages a los medios que "nos vamos a mantener en nuestras trece". Hillier había convocado una multitudinaria conferencia de prensa junto con el no menos polémico político local Maxime Bernier, líder del Partido Popular de Canadá (PPC).

Arropados por Hillier y Bernier, los manifestantes desfilaron por los micrófonos, en especial los representantes del autodenominado "Convoy de la Libertad" y de la la organización Take Back Our Freedoms (TBOF o "Recuperemos Nuestras Libertades").

"Amigos, nuestras oraciones han sido contestadas. Diputado tras diputado están yendo contra nuestro primer ministro (Justin Trudeau). Nuestro primer ministro ha dicho cosas equivocadas, contrarias a nuestra constitución, contrarias a nuestros derechos y, lo que es más importante, contrarias a la palabra de Dios. ¡Nuestro primer ministro fracasará!", continuó alzando su voz Henry Hildebrandt, el pastor protestante que bendijo a los camioneros antivacunas y sus acciones.

Ocupado el centro de Ottawa

Esta protesta de 400 camiones, que hacen sonar sus bocinas día y noche desde el pasado 29 de enero, ha provocado el enfrentamiento con los vecinos de la zona, mientras que el primer ministro Trudeau acusó el lunes a los manifestantes de "bloquear" la democracia y la economía canadiense.

Sin embargo, los movilizados expresan optimismo y resolución, una buena parte de ellos hablan en términos patrióticos o religiosos, de haber descubierto una causa por la que merece combatir y de una camaradería que nunca habían experimentado. Y todos aseguran estar dispuestos a mantener la ocupación hasta las últimas consecuencias.

La Policía de Ottawa viene advirtiendo a lo largo de los últimos días que el bloqueo de las calles que están realizando los camioneros es un delito criminal conocido como "daño a la propiedad", porque impide que los ciudadanos utilicen las calles, y que "cualquiera que obstaculice o ayude a obstaculizar" las calles puede ser arrestado.

Además, señalaron también las fuentes policiales, que los vehículos pueden ser confiscados y si una persona es condenada por un tribunal tendrá un pasado criminal y puede que no sea admitida en Estados Unidos.

Pese a loas rigurosas advertencias, ni un solo camión se movió en la noche de ayer del centro de Ottawa.

No solo eso, sino que este fin de semana los camioneros antivacunas de Ottawa recibirán refuerzos: Hillier anunció ayer la formación del llamado "Blue Collar Convoy" ("Convoy de obreros"), compuesto por trabajadores del sector de la construcción y que llegaría a la capital canadiense en las próximas horas. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?