Restricciones por covid: la polémica por la periodista neozelandesa embarazada que pidió ayuda a los talibanes

Restricciones por covid: la polémica por la periodista neozelandesa embarazada que pidió ayuda a los talibanes

Nueva Zelanda ha defendido sus controles fronterizos después de que una periodista embarazada dijera que tuvo que recurrir a los talibanes en busca de ayuda después de no poder volar a casa.

BBC News Mundo

La periodista neozalandesa Charlotte Bellis denunció que no le permiten regresar a su país de origen para dar a luz.

Y escribió que, paradójicamente, recurrió a los talibanes para solicitar ayuda.

La historia de la reportera, que se encuentra en Afganistán a la espera de que se resuelva su caso, pone de manifiesto las duras medidas fronterizas adoptadas por Nueva Zelanda para mantener alejado al coronavirus.

El ministro encargado de la respuesta a la covid-19 en Nueva Zelanda, Chris Hipkins, afirmó que hay un lugar para "personas con circunstancias especiales" como Bellis.

El caso ha desatado una polémica en ese país, donde hay quienes discrepan de la relación privilegiada de la periodista con los talibanes.

Estos han sido criticados, de manera constante, por reprimir brutalmente los derechos de las mujeres arrestando, torturando e incluso matando activistas.

¿Qué le pidió Charlotte Bellis a los talibanes?

En una columna escrita para el periódico New Zealand Herald, Bellis dijo que la semana pasada el gobierno de Nueva Zelanda rechazó su solicitud para regresar y dar a luz en casa.

Actualmente, el país permite el ingreso de ciudadanos y residentes permanentes, pero solo si pasan 10 días aislados en hoteles aptos para cuarentena.

Dado que existe una gran demanda de este tipo de instalaciones y un número limitado de plazas, muchos neozelandeses que desean regresar se han visto excluidos de su país.

Bellis comparó esa experiencia con la forma en que la trataron los talibanes, con quienes se puso en contacto para preguntar si puede estar en Afganistán como mujer embarazada y no casada.

Bellis y su pareja, un fotoperiodista belga, están en Kabul, la capital afgana, donde acudieron para cubrir la retirada de las tropas estadounidenses.

"Puede estar y no tendrá ningún problema. Solo dígale a la gente que está casada y si se intensifica, llámenos", citó Bellis a los funcionarios anónimos que respondieron a su solicitud.

"Cuando son los talibanes los que te ofrecen un refugio seguro, siendo una mujer embarazada y no casada, sabes que tu situación es un desquicie", escribió.

Las madres afganas solteras han informado que los funcionarios talibanes las hostigan con frecuencia, las presionan para que entreguen a sus hijos y amenazan sus derechos de custodia.

¿Cuál ha sido la respuesta a su columna?

Desde que se publicó la carta de Bellis, ha habido llamados a las autoridades de Nueva Zelanda para que ajusten los criterios de asignación de cuarentena de emergencia para atender específicamente a las mujeres embarazadas.

Hipkins defendió la política diciendo que el sistema "le funcionó a Nueva Zelanda excepcionalmente bien, salvó vidas y admisiones hospitalarias y evitó que el sistema de salud se inundara".

Agregó, sin embargo, que los funcionarios de Nueva Zelanda invitaron a Bellis a solicitar una visa nuevamente, bajo una categoría de emergencia diferente.

Bellis dice que también le han ofrecido asilo en otro país no identificado desde que hizo pública su lucha.

Pero su historia también ha sido criticada por observadores, activistas de derechos humanos y los propios afganos.

"La historia es solo una continuación de cómo los talibanes tratan de manera diferente a los no afganos... que a los afganos", tuiteó el periodista austriaco-afgano Emran Feroz.

"Los periodistas que eran vistos como afganos a menudo se enfrentaban a amenazas, palizas, torturas y asesinatos, mientras que los no afganos... Tenían toneladas de privilegios y eran bienvenidos y tratados con delicadeza por todas las partes", añadió.

Más recientemente, ha habido llamados para que los talibanes liberen a varias activistas por los derechos de las mujeres, a quienes arrestaron luego de allanar sus casas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?