Benedicto XVI admite error con un sacerdote abusador de niños en Alemania

Benedicto XVI admite error con un sacerdote abusador de niños en Alemania

El papa emérito reconoció uno de los cuatros severos casos que se le achacan. Todo es parte de una investigación publicada la semana pasada en la que se le acusa de no haber tomado medidas ante casos de abusos sexuales a niños y niñas, cuando era arzobispo de Múnich.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

La Iglesia Católica sigue siendo protagonista de investigaciones sobre abusos sexuales a miles de niños y niñas del mundo, en el que sacerdotes abusadores son los protagonistas de aberrantes y dolorosas historias de vida. 

Una de las investigaciones ha revelado que casi 4.000 menores fueron violados por más de 1.000 sacerdotes católicos en Alemania. El papa emérito Benedicto XVI y la Iglesia alemana están en el ojo de la tormenta por los sucesivos ocultamientos de los abusos. En particular, Benedicto, llamado Joseph Ratzinger, está acusado en cuatro casos de abusadores que fueron protegidos y ocultados por la arquidiócesis a su cargo, nada menos que la de Múnich. 

Ahora, Benedicto XVI ha roto el silencio y salió de su retiro en el Vaticano, para admitir que asistió en 1980 a una reunión en la que se discutió el traslado de un sacerdote pedófilo a Múnich. Ratzinger ejercía como arzobispo de esa arquidiócesis alemana y antes, el papa emérito había negado su presencia en el encuentro, informa la agencia AP

Ante el avance de la investigación, su secretario personal, el monseñor Georg Gaenswein, aseguró que Ratzinger estaba dispuesto a aclarar el asunto y quería disculparse. "[Benedicto XVI] quiere subrayar que esto no ocurrió con malas intenciones, sino que fue la consecuencia de un error en el procesamiento editorial de su declaración", aseguró monseñor. 

Los dichos "hacen referencia a un clérigo que había sido condenado por abusos sexuales y luego puesto al servicio de la arquidiócesis de Múnich para someterse a terapia. Las circunstancias sugieren que Benedicto XVI conocía los antecedentes del sacerdote y aprobó su traslado. Al respecto, Gaenswein enfatizó que en la reunión en cuestión no se tomó ninguna decisión sobre la reanudación del trabajo pastoral del sacerdote y que solo se aprobó que se le alojara en Múnich durante su terapia", ha publicado la agencia Rt. 

Y continúa: "Este caso hace parte de una investigación publicada la semana pasada en la que se acusa a Benedicto XVI de no haber tomado medidas en este y otros tres incidentes de presuntos abusos sexuales cuando era arzobispo de la capital bávara, entre 1977 y 1982. La empresa jurídica Westpfahl Spilker Wastl investigó denuncias en la arquidiócesis de Múnich y Freising entre 1945 y 2019 y reveló que hubo al menos 497 víctimas de abusos, principalmente varones jóvenes". 

Ante las evidencias, Monseñor Gaenswein ha referido que Ratzinger está "muy arrepentido" y aseguró que está comprometido a revisar detenidamente y en su totalidad el informe -consta de casi 2.000 páginas-, pero que el proceso llevará "algún tiempo". Cerró además diciendo que el papa emérito, de 94 años, entregará un informe y explicará en detalle su afirmación errónea sobre la reunión. 

Rt. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?