Científicos proponen el uso de hongos alucinógenos para la colonización de Marte

Científicos proponen el uso de hongos alucinógenos para la colonización de Marte

Un equipo de la NASA y otros científicos proponen el uso de setas alucinógenas para que el suelo de Marte sea fértil y para mejorar la salud mental de los futuros colonos.

Nicolás Hornos

Los hongos fueron una de las primeras formas complejas de vida hace más de 400 millones de años y siempre han despertado un gran interés. No solo por su diversidad en forma y color, sino por su misterioso crecimiento en la naturaleza e integración con el resto de las plantas y árboles como un gran sistema inteligente. Igualmente atractivas son sus propiedades, los hay desde venenosos hasta medicinales y alucinógenos.

La NASA está analizando el uso de diversos tipos de hongos para hacer más fértil el suelo marciano y poder cultivar alimentos allí. El prestigioso micólogo Paul Stamets forma parte de esta investigación y asegura que ciertas setas pueden ayudar en la fertilización del suelo marciano y pueden mejorar la salud mental de los astronautas. El uso de setas alucinógenas puede ayudar a los astronautas “a superar el trastorno de estrés postraumático, la soledad y la depresión”, afirma el especialista Fungi, patologías que puedan ser muy comunes entre los que decidan irse de su planeta.

Además de ser un colaborador de la NASA, Paul Stamets es un reconocido micólogo y escritor estadounidense, activista de la biorremediación y setas medicinales. También pertenece al consejo editorial de la revista The International Journal of Medicinal Mushrooms y entre sus libros más vendidos se destaca “Cómo los hongos pueden ayudar a salvar el planeta”.

El objetivo de la misión que está desarrollando el astromicólogo juntos con la agencia espacial norteamericana busca encontrar hongos que sean capaces de descomponer el regolito, polvo que se encuentra en planetas vecino o asteroides, para que junto a una serie de plantas y los deshecho de los astronautas, sean capaces de enriquecer el suelo para poder cultivar comida en otro planeta.

Esto facilita todo el proceso de colonización del planeta rojo ya que es mucho más fácil cultivar la propia comida que llevar toneladas de alimentos al espacio.

Stamets está abriendo paso a una nueva área de estudios: la “astromicología” y es el primer astromicólogo, término que él mismo inventó. “Realmente se está hablando de la biología del universo, y dentro de la biología del universo están nuestros hongos. Así que la astromicología sería el estudio de la biología de los hongos en todo el universo. Y creo que es inevitable que algún día encontremos hongos en otros planetas”. Explica Stamets en una entrevista con Scientific America.

Paul Stamets también es un referente en setas alucinógenas por su libro "Hongos de psilocibina del mundo".

Desde el diario El Confidencial comentan que Stamets también está investigando a los hongos como base para montar estructuras fuera de la Tierra. El especialista Fungi ha estado trabajando con el hongo reishi y ha sido capaz de construir ladrillos con ellos. El investigador asegura que tras secar los ladrillos, estos adquieren una consistencia más sólida que el acero inoxidable. Los hongos también tienen propiedades aislantes y algunos pueden llegar a convertirse en baterías, capaces de almacenar energía.

Hongos alucinógenos para la salud mental de los astronautas

Paul Stamets también es un experto y estudioso de la psilocibina, la propiedad psicoactiva y alucinógena de algunas setas. El activista de setas medicinales piensa que la psilocibina puede ser de gran utilidad para los astronautas que tienen que pasar largos períodos de tiempo fuera de su planeta y la NASA y otras agencias espaciales son conscientes del cuidado de la salud mental de los astronautas. El riesgo, la soledad y el aislamiento pueden causar graves problemas en la psiquis humana con viajes tan largos como los interplanetarios y para Stamets una posible solución a esos problemas se encuentra en los hongos alucinógenos.

“En condiciones cuidadosamente controladas, nuestros astronautas podrán tomar psilocibina en el espacio y contemplar el universo sin sentirse distantes y solos, sino sintiendo que forman parte de esta conciencia gigante, lo que les dará un mejor estado de ánimo (psicológico y emocional) para trabajar con otros astronautas y permanecer en la misión. Creo que el aislamiento, la soledad y la depresión serán los principales problemas a los que se enfrentarán los astronautas”, comenta el investigador.

Stamets no dice esto como activista lisérgico y contracultural. Numerosas publicaciones científicas han demostrado que la psilocibina y otros psicodélicos pueden ayudar a tratar la depresión y otros trastornos mentales como la ansiedad, adicciones y miedos irracionales. Por otro lado, países como Estados Unidos y Canadá han permitido terapias alternativas con la administración de psilocibina para tratar este tipo de enfermedades.

“Digo esto con total sinceridad: la NASA y cualquier otra persona que trabaje y contemple la colonización del espacio, debería considerar que las setas de psilocibina deberían ser una parte esencial de su kit de herramientas psicológicas para que los astronautas sean capaces de soportar la soledad, los retos del espacio y el aislamiento”, finaliza el investigador según el diario El Confidencial.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?