Alto monseñor católico usaba app de citas y frecuentaba bares gay

Alto monseñor católico usaba app de citas y frecuentaba bares gay

Jeffrey Burrill renunció a su cargo como director de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos luego de que se comprobara que usaba la aplicación de citas para gais y de que, además, visitara bares de homosexuales. El derecho a la privacidad y la compra de datos, en la picota.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Nuevamente, la Iglesia Católica se ve involucrada en un escándalo vinculado a elecciones sexuales de sus sacerdotes. Esta vez, el protagonista es Jeffrey Burrill, nada menos que el titular de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. 

El alto funcionario debió renunciar luego de que los datos de su teléfono móvil mostraran asistencias a bares gay y actividades varias en la aplicación de citas gay “Grindr”. 

Llamativamente, la investigación fue realizada por un boletín católico llamado The Pillar

No se dieron a conocer los detalles, por miedo a que "se conviertan en una distracción para las operaciones y el trabajo en curso de la Conferencia". No obstante se habla de "conducta indebida" del funcionario católico, a quien The Pillar informó de los datos de su teléfono. 

The Pillar reveló que Burrill usó la app durante años y a diario, al menos, en 2018, 2019 y 2020. De más está decir que había hecho votos de celibato y que la Iglesia se opone al sexo fuera del matrimonio heterosexual y también a la homosexualidad. 

Burrill usaba Grindr en su oficina, en su hogar oficial, durante las reuniones y también en eventos de la USCCB en distintas ciudades. 

No hubo pruebas reveladas de que, además, estuviera en contacto con menores. 

The Pillar "obtuvo y analizó" datos del teléfono del obispo a través de "un proveedor de datos y fue autenticado por una firma consultora de datos independiente".  

No estaba claro, si The Pillar pagó o no por los datos o quién era el proveedor de datos, aunque las aplicaciones venden con frecuencia la información a agregadores y empresas de marketing, como informó The Washington Post el martes. 

Por cierto, este diario tituló, al respecto:  "La investigación de Pillar de monseñor Burrill es insinuación homofóbica y poco ética". 

La polémica gira en torno a la posible venta de datos de los usuarios,  para la cual aún no hay leyes en Estados Unidos, lo que deja en riesgo a todos los usuarios de teléfonos, de ser objeto de seguimientos.

Según The Washington Post , la dimisión de Burrill se dio un día después de que otro portal web religioso, The Catholic News Agency publicara sobre los desvelos acerca de que los miembros del clero estén vinculados a Grindr y el uso de otras aplicaciones de "conexión" a través del seguimiento de datos telefónicos.

Grindr, por su lado, publicó que está de acuerdo con lo publicado por The Washington Post "que describe la publicación del blog original deThe Pillar como homofóbica y llena de insinuaciones sin fundamento".

"Las supuestas actividades enumeradas en esa publicación de blog no atribuida son inviables desde un punto de vista técnico e increíblemente improbable que ocurran. No hay absolutamente ninguna evidencia que respalde las acusaciones de recopilación o uso indebido de datos relacionados con la aplicación Grindr como se pretendía", argumenta la empresa. 

ThePillar, TheIndependent, TheWashintonPost, Twitter. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?