Documentos nunca antes vistos revelan la última orden de Hitler antes de suicidarse

Documentos nunca antes vistos revelan la última orden de Hitler antes de suicidarse

Historiadores franceses revelaron 70 documentos que arrojan nueva luz sobre los acontecimientos que ocurrieron en Berlín durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial y que demuestran la paranoia de Hitler antes de su muerte.

Nicolás Hornos

Historiadores franceses publicaron documentos nunca antes vistos que revelan las últimas comunicaciones de Adolf Hitler. Los documentos fueron encontrados en el búnker subterráneo donde Hitler pasó sus últimos días y se suicidó. Los mismos fueron guardados como recuerdos por el Capitán francés Michel Leroy, que los conservó hasta su muerte. Ahora, su hijo, 70 años después, los ha puesto a disposición de los historiadores franceses Xavier Aiolfi y Paul Villatoux, quienes los describen como excepcionales y verdaderos testigos de la historia. 

En estos inéditos documentos que arrojan nueva luz sobre los eventos que ocurrieron en Berlín durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, se conoce la última orden de Hitler a las tropas alemanas estacionadas en Noruega, Dinamarca y Letonia. En esta comunicación, el dictador del régimen Nazi pide a sus tropas que regresen a Alemania para lograr la victoria en la batalla de Berlín. 

El telegrama data cinco días antes del suicidio y revela la paranoia de Hitler en sus últimos días, ya que esas tropas habían sido destruidas o estaban incomunicadas. Otro telegrama enviado por el secretario de Hitler, Martin Bormann, anuncia los planes de suicidio de Hitler: “La situación aquí es desesperada. El jefe se quedará aquí sin importar lo que pase. Está claro”. 

Hasta ahora ha sido difícil reconstruir sus últimos días en el búnker porque los nazis quemaron la mayoría de documentos para que no fueran usados en los juicios de guerra. “Estas órdenes demuestran que él (Hitler) aún creía que podía ganar la Batalla de Berlín y derrotar a los Soviéticos. Mandaba órdenes a unidades que ya habían sido destruidas o que no podían llegar a la ciudad, pero seguía convencido de que la providencia salvaría su ejército”, comentan los historiadores que han publicado los documentos en el libro “The Final Archives of the Führerbunker”.

La última orden militar de Hitler al mando de los restos del ejército alemán en toda Europa para rescatar Berlín, a pesar de que la mayoría de ellos habían sido aniquilados.

Entre los documentos también se encontró un telegrama de Herman Goring, Jefe de la Gestapo y de las fuerzas armadas alemanas, intentando asumir el liderazgo del Tercer Reich aprovechando el caos, y tras conocer los planes de suicidio de Hitler: “En base a su decisión de permanecer en su fuerte de Berlín, ¿aprueba que asuma todo el poder y la gestión del Tercer Reich? (…) Si no recibo su respuesta antes de las 22:00, asumiré que ya no es usted libre de actuar (…) Que Dios le proteja y le permita reunirse con nosotros pronto”, dice el telegrama. 

Telegramas escritos a mano dañados por el fuego enviados por el secretario privado Martin Bormann. La traición de Goring, en la que intentó tomar el control del Tercer Reich en medio del caos al final de la guerra.

Tras este telegrama, el jefe de la Gestapo fue tildado de traidor y puesto bajo arresto domiciliario. Nunca previamente se había visto una copia del infame telegrama de Goring antes de que el hijo del capitán Michel Leroy, un soldado francés que irrumpió en el búnker al final de la Segunda Guerra Mundial, se lo entregara al historiador Aiolfi.

El capitán Leroy, que se encontraba en Berlín, halló los 70 papeles entre un montón de muebles y objetos rotos en la oficina de Bormann en noviembre de 1945. Los documentos con marcas de quemado no pudieron escapar al olvido cuando los nazis incendiaron todo lo que los aliados pudieran incautar y utilizar como prueba en juicios por crímenes de guerra.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?