¿Se podía evitar lo que le pasó a Simone Biles en Tokio 2020?

¿Se podía evitar lo que le pasó a Simone Biles en Tokio 2020?

En los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la mejor gimnasta del mundo, Simone Biles se bajó de la competencia para "cuidar su salud mental" y dejar de escuchar "demonios en su cabeza". Casi siempre se relaciona salud y deporte pero cuesta que se proteja la psiquis de los deportistas de élite

Victoria Chales

Victoria Chales

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 no sólo serán recordados por haberse celebrado el año siguiente sino también por ser el evento que vio despedirse a la mejor gimnasta del mundo Simone Biles con tan sólo 24 años. La estadounidense se retira de la disciplina con un mensaje sobre las dificultades en materia de salud mental que muchos atletas enfrentan. Si se mira hacia atrás la acompañan Michael Phelps, la tenista japonesa Naomi Oasaka o Jonny Wilkinson, ícono del rugby inglés.

Aunque normalmente el deporte y la salud van de la mano, cuando se trata de atletas de elite la salud mental se descuida muchas veces. Así también lo expresó Julieta Jacobo, Psicóloga especializada en deporte en diálogo con No cantes victoria en MDZ Radio. "Para estar en el alto rendimiento hace falta una preparación mental que no se puede llevar a cabo de un día al otro sino que llevan años". Además "no sólo se tienen que hacer a nivel equipo o seleccionado, sino un proceso que haga cada deportista de manera individual para poder sobreponerse a tanta exigencia de resultado y perfección".

Michael Phelps, el nadador con más medallas olímpicas.

La gimnasta norteamericana Simone Biles fue la embajadora de los Juegos Olímpicos (JJOO) Tokyo 2020. Su rostro estaba en todas las promociones. Luego de una performance decepcionante en salto, Biles se bajó de las dos competencias que restaban. Aunque era la gran favorita para animar estos JJOO luego de sus cinco medallas -cuatro de oro y un bronce- en Río 2016, explicó que tenía que hacer lo que es correcto para ella y concentrarse en su salud mental y no dañar su bienestar. A veces "se olvida que hay una persona con sus padecimientos detrás de los atletas" señaló Jacobo. Recordemos que Biles fue una de las víctimas de los abusos por parte del doctor Larry Nassar. 

El acompañamiento psicológico "debe darse en todos los niveles desde el inicial hasta el deportista de élite". La especialista apuntó que "cada vez hay más suicidios entre atletas jóvenes que ahora explotó en Tokyo, pero que espera que no se olvide después". Un cuadro que se presenta habitualmente en el alto rendimiento es "el síndrome de burnout". Cuando esto sucede es como "si la motivación se apagara o se quemara y el estrés se hace crónico por lo que el deportista lo viene atravesando con los años". 

Simone Biles en Tokyo 2021

Cuando Simone Biles anunció su retirada explicó que lidiaba con "ciertos demonios que escuchaba en su cabeza". "Esto tiene que ver con el cuadro estrés que está viviendo y que se caracteriza por tener pensamientos muy negativistas, fantasías de abandono, ideas de muerte en muchos casos porque se hace tan crónico que llega un momento que llega un momento que no se puede más". Pero ¿cómo se llega a competir en los JJOO de esta manera? " La paradoja justamente es esa: aman lo que hacen y son excelentes, pero sin embargo no lo pueden sostener en el tiempo. Es un agotamiento físico, mental y emocional".

Detrás de los atletas de élite que llegan a cuadros de salud mental tan graves hay intereses "económicos de los sponsors" que presionan para que "sigan en carrera" pese a dar claros indicios de estar llegando a un límite". Existen señales que aparecen antes y pueden advertir que algo no anda bien en la psiquis del deportista. "En principio se ve un desinterés general por las actividades que realiza. Se vuelven más retraídos y tienen dificultades para dormir. Aparecen estados de tristeza y melancolía o apatía. No tienen ganas de hablar. Además están muy sensibles a las palabras y a las críticas. Finalmente es bastante común que empiecen a poner en palabras la idea de abandonar".

Cuando no se atiende a los indicios previos aparecen "las lesiones o las enfermedades psicosomáticas o cuadros más graves de depresión". Esto puede ir acompañado de "negación por parte del deportista" y en esa sobrecarga de querer enfrentar el desafío es cuando colapsa todo.

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?