¿Qué hay que ajustar en Argentina para bajar el gasto público?

¿Qué hay que ajustar en Argentina para bajar el gasto público?

El analista político y periodista, Daniel Bilotta, dijo que Argentina tiene que reducir el elevadísimo gasto público para poder salir de la crisis económica que afronta y comparó la actualidad con lo que vivimos después de 2001.

MDZ Radio

MDZ Radio

El analista político y periodista Daniel Bilotta habló sobre las definiciones que deberá dar la Corte por los conflictos judiciales que afrontan Nación y la Ciudad de Buenos Aires, del problema social que vive Neuquén y de los ajustes que deben hacerse en Argentina para salir de la gravísima crisis económica que afronta.

Aquí los principales puntos de su columna:

Hoy hay reunión de acuerdo en la Corte, que se declaró competente en la causa. Queda en duda si resolverá a favor de la política sanitaria, que claramente es una función del Estado Nacional, o si lo hace por la política educativa, que es parte de las funciones autónomas que tiene la Ciudad de Buenos Aires. Pero atención porque mañana hay reunión de conciliación por los fondos de coparticipación que el Gobierno Nacional le quitó a la Ciudad. Así que es un momento delicado, en el que la Corte probablemente esté tan desorientada como nosotros.

Conflicto en Vaca Muerta

  • En Neuquén llevan 13 días de corte y muchos problemas de abastecimiento, que ponen en duda la figura de Omar Gutiérrez, quien no está participando de las negociaciones. Recuerden los antecedentes la pueblada de 1996/97 y de 2007 con la muerte en un caso de Teresa Rodríguez y en el otro del maestro Fuente Álvarez, que yo creo que es el gran activo que tienen en la ruta los manifestantes: el temor del Gobierno provincial a que el mínimo incidente termine en un episodio por el estilo.
  • Pero también es cierto que el Movimiento Popular Neuquino no está haciendo todo lo necesario para respaldar a Omar Gutiérrez y que el Frente de Todos ve en eso un resquicio para pensar en vencerlo. Gutiérrez ganó con el 40% de los votos, pero con el aporte de 4 colectoras. Cuando lo despojan de ellas, tuvo nada más que el 23.5% de los votos, mientras que la fórmula que tenía a Ramón Ríos Seco y a Darío Martínez, el actual secretario de Energía de la Nación obtuvo el 26%.
  • Es decir que éste es un gobierno que nace débil y se encuentra con un problema que arrastra Neuquén: las dificultades en las cuentas públicas que en principio salen de un incremento progresivo en los últimos 20 años del empleo público y en que ya las regalías no alcanzan, por el aumento de la población, la inflación y la caída de la producción de petróleo. Todo eso que ayudaba a disimular la crisis de la administración pública acaba de estallar por el lado que estalla todo en Argentina que es la crisis del sistema sanitario. Es decir, el reclamo de quienes están en la ruta  no es desconocido por otros actores de la vida política, el problema es que nadie atina a cómo resolverlo.
  • Los manifestantes acusan al secretario general de Ate, Carlos Quintriqueo, de tener un acuerdo extra paritaria con Omar Gutiérrez en algunos supuestos vínculos comerciales. No lo sabemos. Si es mito o no, el clima que se vive ayuda a darle cierto sustento a esas versiones, porque la verdad es que el momento económico de Neuquén es muy malo por lo mismo que vengo relatando. Para tener una idea: un enfermero cobra 40 mil pesos mensuales y un empleado de campo de los petroleros 150 mil. Estamos en un conflicto muy difícil de resolver.

Mientras tanto, en Nación...

  • Martín Guzmán va a ser respaldado por el poder político que emerja de esta crisis. Hasta ahora dentro del oficialismo la figura fuerte sigue siendo Cristina Fernández quien me parece que no está tan preocupada por el presupuesto como por ganar las elecciones. Aquí las encuestas pierden rigor, falta mucho, pero algunas empiezan a decir que la ventaja que tenía en la provincia de Buenos Aires en enero se ha recortado bastante.
  • ¿Dónde está parado el Presidente hoy? La impresión que tiene el kirchnerismo, que en este punto coincidimos, es que Alberto Fernández va a recostarse sobre el único poder sólido del oficialismo, sobre la figura de Cristina Fernández de Kirchner. Tal vez, aún sin hacerlo público, Alberto comienza a compartir el diagnóstico más preocupante, que es que tiene serias dificultades de gestión. Tanto es así que creo que de forma indirecta lo aceptan sus ministros, que hacen correr las principales versiones del desacuerdo de quienes fueron designados por el propio Alberto Fernández sobre el cierre de las escuelas. El gabinete le desaconsejó esa medida, no son solo Vizzotti y Trotta. La sensación es que hay cierto grado de descomposición en el Poder Ejecutivo.
  • ¿El precios internacional de la soja dará un respiro? Si lo comparamos con lo que ocurrió en el gobierno de Néstor Kirchner, diremos que en esa oportunidad, Néstor recibió un superávit fiscal importante que le dejó Lavagna, un juste hecho y en 2009 tuvo una crisis económica importante que es lo que lo lleva a la derrota y después lo hace implantar la AUH. Si Neuquén es un reloj de adelante, tenemos que mirar ahí: le han cobrado una serie de impuestos especiales a las petroleras para mejorar la recaudación de sus ingresos y así y todo no tienen respuesta a los principales problemas. Uno es el de la salud, cuando las empresas tienen  un empleado que requiere una atención de complejidad lo deben trasladar a Buenos Aires, porque el sistema sanitario de Neuquén es deficitario por sus instalaciones. ¿Qué quiero decir? Te puede entrar todo el viento de cola, pero si no hacés el ajuste no hay dinero que te alcance.
  • Cristina Kirchner para  las elecciones de 2013, que perdió, se gastó una parte importantísima de las reservas que tenía en el Banco Central. Hoy no tiene ese disponible y necesita ganar las elecciones. Estamos en un combo riesgoso: porque aunque te mejore muchísimo la cosecha, se estima un ingreso extra de 4 mil millones de dólares. Si también consiguen no pagarle al Club de París y si los derechos especiales de garantía sirven para cumplir con las dos cuotas que tiene el país con el Fondo de acá a fin de año, igual hay poco dinero para atender un problema de fondo que es gravísimo: solo un tercio de la fuerza laboral en Argentina está en blanco, es decir que paga impuesto, el resto no. Y ese combo es el que sostiene la ayuda social. Es imposible que salgamos sin una reforma que permita generar empleo y achicar el gasto.

¿Por dónde se puede ajustar?

  • La Legislatura de Tucumán, que es unicameral, tiene alrededor de 7 mil empleados, el mismo número que tiene la bicameral en la provincia de Buenos Aires, con los habitantes que tiene. Entre Ríos también es unicameral y tiene un número similar. Entonces, hay cosas para ajustar. Miremos a Córdoba, que cuando hizo la unicameral tuvo una crisis con De la Sota, pero veamos a Córdoba hoy: una provincia modelo, que se vincula al mundo, que es exportadora, que puede tomar deuda en el mundo. Si pudo Córdoba tienen que poder otras provincias. Sin dudas será duro, pero lo otro es aguantar in eternum viendo cómo el país se cae. Ningún proceso de reforma para sacar a un país adelante después de 30 años de evitarla puede ser algo 100% maravilloso.
  • Ejemplo es la ley de teletrabajo: la CGT, para no perder ingresos, insertó el capítulo de que alguien que trabaja más de dos meses tiene que ser contratado en blanco. Ahí subieron el costo de ese trabajador y ya no vuelve el negocio a contratarlo. Debemos ir a una etapa donde la gente tenga ingresos aunque los sindicatos y sus obras sociales ganen menos. Pero claro, eso implica también desarmar un monstruo en Argentina, que es el gasto social en salud. Algo de lo que Cristina, probablemente de un modo muy subjetivo, habla a veces cuando quiere apropiarse de los ingresos que tienen los sindicatos por obras sociales. Pero sí es inevitable que en Argentina revisemos por qué se gasta tanto en Salud y por qué la atención no está reflejada en esos números, por ejemplo.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?