Cuál es legado del rugbier para erradicar la violencia que enluta al deporte

Cuál es legado del rugbier para erradicar la violencia que enluta al deporte

El presidente de Liceo, Rolando Turcumán, y el exrugbier Orlando Terranova analizaron las causas de las salvajes agresiones entre juveniles.

MDZ Radio

MDZ Radio

La violencia en los distintos ámbitos de la vida es un emergente sintomático que suele revelar un mal profundo a corregir para lograr mejores estándares de convivencia.

Tanto en la organización familiar y social, los vínculos se descomponen si la espiral de violencia y agresiones se espiraliza y se deja a su suerte. Siempre requiere un esfuerzo conjunto de voluntad e inteligencia entender las causas, vislumbrar las consecuencias y poder enderezar a tiempo la evolución de los acontecimientos para no caer en escenarios cada vez más pauperizados.

El desgraciado episodio en el que varios juveniles de Liceo desfiguraron a un indefenso chico de 16 años en Chacras de Coria revela un sombrío panorama que excede a un deporte en particular y que muestra los desbordes y extralimitaciones que nos acechan e interpelan como sociedad. En este caso, podemos hablar de qué jóvenes estamos criando en el seno de cada familia.

Luego de ataques como estos, que involucran a jugadores de rugby, suele condenarse al deporte, como nido de violentos que en la clandestinidad de la manada atacan por instinto. Pero los valores del rugby son diametralmente opuestos a los que suelen mostrar estos personajes violentos.

Los grandes y tradicionales formadores de jugadores del rugby suelen decir que un verdadero rugbier debe mostrarse fuera de la cancha con una conducta 180° diferente a la leal fiereza que muestra dentro de la cancha.

Precisamente, estos temas fueron analizados por Orlando Terranova y el presidente de Liceo Rugby, Ronaldo Turucmán, en el programa radial No tan millennials, donde trataron temas como la formación y la necesidad de instruir a los jóvenes en los valores más nobles del rugby.

Terranova, en su calidad de exrugbier, dijo: "Está todo desvirtuado, el rugby es un medio para vincularse, hay innumerables circunstancias que degradan a este deporte, los rugbiers deben ser lo contrario de lo que estamos viviendo, el rugbier sintetiza valores claros, respeto, autocontrol, ser medido, solidario. Sin embargo, todo lo que vemos es lo contrario".

Luego, amplió y dijo que "los principios esenciales del juego se deben trasladar fuera del campo de juego; si no pueden atemperar situaciones violentas (por los jugadores) se tienen que retirar del conflicto".

En tanto, Turcumán señaló: "Comparto con Orlando su mirada, en el caso de nuestro club, tratamos de identificar a aquél que se tiende a envalentonar para sacarlo de ese ámbito, nuestro club tiene 2700 socios. Nosotros ahora empezamos a advertir estas dificultades de un club que hace 20 años tenia 200 socios". 

Para atender casos de chicos problemáticos, Turcumán explicó que "el club hoy cuenta con un equipo de psicólogos y psiquiatras para atender estos casos de violencia, trabajamos con este cuerpo de asesores para poder prevenir".

Turcumán y Terranova coincidieron en que si bien puede estar en crisis, "no desapareció el estilo de vida del rugby".

Orlando Terranova apuntó: "El rugby es un medio de relacionamiento, de diversión, de mejora física, tiene una serie de valores y principios que hoy están desvirtuados, es responsabilidad directa de los entrenadores y la dirigencia corregir esto, los violentos no deben seguir jugando al rugby, los rugbiers leales deben ser los atemperadores y contenedores de los hechos violentos, uno se autocontrola en la cancha".

Turucmán agregó que "en este hecho desgraciado en el que se produjo la gresca hubo otro ataque a un chico de la división de menores de 19, que fue agredido y no respondió, entonces hay chicos que tienen la reacción que pretendemos que tengan, la reacción de un rugbier. Lo otro es la que pretendemos erradicar".

Terranova concluyó que "los que conducen el rugby son los responsables de erradicar la violencia, los chicos son jóvenes y hay que conducirlos. El rugby tiene que limitar in extremis la violencia, el rugby es un estilo de vida que te lleva mucho contacto. Volviendo a las fuentes del juego se erradica la violencia".

Turucumán: "Vamos a redoblar esfuerzos de lo que venimos haciendo, nuestra decisión de traer psiquiatras y psicólogos ha servido, hemos atendido casos de bullying grooming, los que somos dirigentes hace muchos años notamos que los niños de esta época cambiaron, el entorno es otro. La violencia se da muy seguido, no sé en qué proporción se da la violencia de los jugadores de rugby, la violencia está muy arraigada en nuestra juventud, tenemos que amoldar nuestra toma de decisiones a las circunstancias actuales".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?