Quién es el responsable de la decadencia de Mendoza

Quién es el responsable de la decadencia de Mendoza

Un debate en No Tan Millennials para comprender las causas del retroceso y las posibles alternativas de salida.

MDZ Radio

MDZ Radio

La economía de Mendoza retrocedió en los últimos diez años sumando más pobreza, marginalidad e informalidad al contexto de la provincia, lo cual ahuyentó posibilidades de inversión y de redinamizar la matriz económica. El estancamiento ha sido tal que Mendoza muestra incluso peores indicadores sociales y económicos que San Juan y San Luis.

Desde la dirigencia política mendocina hubo algunos intentos aislados y otros con cierto afán más sistémico de poder que no alumbraron finalmente nada bueno. El último intento resonante fue el plan de Rodolfo Suárez de impulsar la minería con el consecuente rechazo social que frenó la iniciativa. Luego sobrevino la pandemia y agravó aún más el cuadro.

En este sentido, en MDZ Radio reunimos las voces de un dirigente gremial y un empresario que abreva en la corriente libertaria para discutir hacia adónde va Mendoza, las causas del estancamiento y cuáles pueden ser las salidas posibles

Gustavo Correa secretario de la CTA, y Juan Retali, empresario libertario, se prendieron al acalorado debate con sus distintos puntos de vista. ¿Cómo hacemos para recuperar el desarrollo de Mendoza?, ¿Cómo relanzamos la economía, diversificamos los sectores productivos? ¿Todo se reduce a lo que pueda generar el turismo?

Juan Retali tomó la posta y sostuvo que "el gran problema hoy es el pie del Estado en la economía, cualquier persona que quiere trabajar en el comercio tiene al Estado que se muestra como socio para las buenas pero cuando la cosa va mal es el primer que te corre, es muy difícil tener hoy personal, es difícil avanzar con la actual crisis". 

Retali le apuntó sin medias tintas al Gobierno nacional: "El kirchnerismo está matando todo lo que estamos haciendo, los empresarios se quieren ir, los importadores no están vendiendo por miedo a la inflación".

En tanto Correa señaló que "nuestra mirada es que el Estado tiene que cumplir un rol importante. Cuando el Estado se ausenta empieza a haber crisis, el Estado debe ser garante de los trabajadores, estas tensiones son válidas, pero si uno se abandona las dos tensiones es posible que tensionemos sin que nadie medie, cuando el Estado se ausenta no hay política pública".

En este sentido, desde distintas corrientes gremiales que defienden la intervención estatal se plantea una función definida: que el Estado tiene que construir equilibrios, Así, Correa sentenció: "hay que cuidar a la pequeña burguesía,. pero ¿quién construye ese  equilibrio? el Estado.

De todos modos, por más Estado que se pregonó en los últimos años, las cifras de desocupación lastiman: "Hemos duplicado la desocupación en Mendoza", se sinceró Correa. Un dato negativo que afecta tanto a las gestiones radicales como peronistas.

Retali sumó pinceladas argumentativas que ensombrecieron aún más el cuadro social: "hoy Mendoza es más pobre que San Juan y San Luis, hay un sistema que se va armando que tiene que ver con que el sistema está armado para evadir, los impuestos son imposibles de pagar, todos queremos pagar, pero si el Estrado lo gasta en estupideces nadie quiere pagar, queremos que sea eficiente, si los impuestos van a IMPSA que es una empresa fundida que ya no sirve, es un dispendio".

Al hacer alusión a los costos laborales, a la mentada reforma laboral y a la polémica por los subsidios, el gremialista Correa defendió las condiciones legales de contratación, pero Retali dijo que "cualquier empresario no quiere sumar más gente porque las cargas del trabajador son el doble del sueldo, prefiero darle la plata al empleado antes que al Estado". Ambos coincidieron en que es necesaria una transición que lleve a quienes reciben subsidios para que puedan ser insertados laboralmente.

Con respecto a la industria del juicio laboral, Retali, dijo que la actividad de estos estudios "conspira contra el trabajo. La industria del juicio va a terminar matando a todas las empresas".

En este punto surgió el contrapunto entre las normativas de los convenios colectivos y las normas laborales en general que, según Retali,  "el empresario siempre tiene las de perder, vos perdés igual, si algún tipo te roba vos no lo podés echar". 

A esto Correa contestó: "nosotros buscamos defender al trabajador, los gremios  tienen que tener autonomía para mejorar las condiciones, que los empresarios se organicen para organizar las tensiones, en ámbitos de respeto".

Sobre la proliferación de las nuevas empresas de delivery, que se comercian a través de las aplicaciones, Correa dijo que "vos no podés tener la nueva figura de los contratos laborales como las aplicaciones. Eso es la nueva flexibilización, no sabés quien te contrata, esa es la flexibilización", repitió.

Retali lo contradijo e insistió en que "el tema es la presión impositivas y el rol que juega el Estado para avanzar con los emprendimientos. Correa contragolpeó en que  "los avances no pueden ser a costa de los trabajadores, cuando los trabajadores entramos en riesgo los trabajadores, salimos a la calle, nosotros creemos en las democracias sindicales, el sindicalismo no puede ser demonizado".

Retali concluyó que "hay gremios buenos y otros que son un desastre, la realidad es que hay gremialistas que se han enriquecido con la plata del trabajador, yo no quiero que a mi me sequen".

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?