Sangre japonesa: el motivo por el que la China Suárez eligió ese nombre en Instagram

Sangre japonesa: el motivo por el que la China Suárez eligió ese nombre en Instagram

El hecho de tener sangre japonesa y llevar “China” como apodo, llevó a Eugenia Suárez a tener un problema con el embajador nipón.

MDZ Show

MDZ Show

A María Eugenia Suárez le dicen “la China”, pero su cuenta de Instagram lleva el nombre de “Sangre japonesa”. Esto se debe a que en efecto tiene ascendencia del Japón, pero consideró que su gentilicio era demasiado largo para un apodo.

China Suárez: así es la ascendencia española y japonesa de su familia

María Eugenia Suárez nació el 9 de marzo de 1992 y cuenta con ascendencia española y japonesa. Como ella misma expresó en diálogo con Mirtha Legrand, sus abuelos paternos eran de Galicia y Cataluña, mientras que por parte de madre tiene herencia japonesa.

Hace poco, Suárez compartió una imagen junto a un integrante de su familia por la parte japonesa.

Su abuela materna, Marta Mitsumori, nació en la Argentina, pero era hija de inmigrantes japoneses. Suárez tuvo y aún tiene esto muy presente, pero se dio la particularidad de que a la hora de elegir su apodo consideró que “japonesa” era demasiado largo. Por esto mismo es que optó por el sobrenombre de “China”, el cual ya es un rasgo sumamente distintivo de su persona.

China Suárez: por esto se puso “Sangre japonesa” en Instagram

También en diálogo con la diva de los almuerzos, la actriz de Casi ángeles y El hilo rojo contó un curioso episodio que le tocó vivir con la Embajada japonesa en Argentina.

Suárez contó que su hermano tiene un vínculo mucho más cercano con la cultura japonesa que ella. Sorprendida porque el embajador japonés no la invitaba a ningún evento ni la contactaba para nada, su hermano le dijo que el hombre no le prestaba atención porque le dicen “la China”.

Fue entonces cuando la ex de Nicolás Cabré y Benjamín Vicuña decidió hacer algo importante por su tradición familiar: se puso “Sangre japonesa” como nombre de Instagram. Por suerte para ella y su familia, el “conflicto diplomático” terminó de la mejor manera y “la China” fue contactada por el embajador japonés. Teniendo en cuenta que en su Instagram tiene 6 millones de seguidores, todo esto también sirvió para que sus fans conocieran la herencia japonesa que hay en su familia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?