Por qué María Becerra no quiere ni que le nombren a Rusherking: "En la separación él..."

Por qué María Becerra no quiere ni que le nombren a Rusherking: "En la separación él..."

La cantante procura no recordar al nuevo novio de la China Suárez, por las heridas que siguen en cicatrización.

MDZ Show

MDZ Show

María Becerra explotó, surgió como un huracán y ya es una realidad en el concierto internacional de la industria musical. No obstante, en el plano personal todavía perdura un dolor por la ruptura estridente de su historia de amor con Rusherking, que se disolvió en diciembre pasado.

La cantante y el nuevo novio de la China Suárez construyeron una pareja sólida, que caminó a la par durante un periodo extenso y que incluso se animó a una convivencia durante la cuarentena más estricta a pesar de la corta edad de ambos. De un día para el otro algo implosionó.

Era el cierre del 2021 cuando María saltó a Twitter y sorprendió a todo el mundo con una denuncia de infidelidad de Rusherking. Así se corporizó una trama de conflictos, de acusaciones y sobre todo de angustia, porque la artista no pudo ocultar su dolor por el cierre de ese romance.

En ese momento, Becerra no utilizó eufemismos, ni acudió a palabras encriptadas, sino que publicó lisa y llanamente: “Hijo de mil... me acabas de cag... el autoestima. ¿Cómo pudiste hacerle esto a la mina que estuvo cuando no eras nadie, wacho?”. 

Todo este embrollo desató un interés profundo en los medios y las redes sociales, los fanáticos de los dos tomaron posiciones y se inundó la web con teorías y datos. Lo cierto es que algo sucedió, a pesar que Rusherking trató de justificar y posteó: “La verdad para que quede claro, nunca le fui infiel a Mari. Conocí a una chica cuando estuvimos separados y al volver se encontró con eso”.

Se trataba de una mujer, de una tercera, que según trascendió era Agus Kohan, una tiktotera. De hecho, Estefi Berardi contó en la televisión: “María Becerra le habría encontrado mensajes en el celular a Rusherking”. La panelista agregó una descripción muy filosa: "Los vecinos salieron a ver qué pasaba y se encontraron con una chica que se quería ir y él trataba de retenerla. En la separación él se portó mal según María. Pero Becerra le decía ‘dejame ir, déjame, me quiero ir, te leí todos los mensajes’".

Tras el cimbronazo, ese ruido mediático incontenible, a los meses Becerra visitó el piso de PH y ahí bajó los decibeles y exteriorizó palabras más cariñosas para su ex novio.  "Yo soy muy impulsiva. Cuando yo me enojo, mis amigas me sacan el teléfono. Siento que el tiempo todo lo cura. En mí está la meta de, al día de mañana, poder ser buenos amigos, poder compartir un café, porque le tengo mucho cariño".

Desde que brotó a la luz el romance impensado del santiagueño con la China Suárez, María demostró algunos comportamientos de ironía, de cierta indignación. Como cuando recibió, recientemente, un premio y a la hora de agradecer usó la frase del trapero: Muchísimas gracias a todos por el recibimiento que le dieron a esta canción, nos fuimos realmente mundiales".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?