Cómo están los hijos de Catarina Spinetta y Nahuel Mutti tras la separación

Cómo están los hijos de Catarina Spinetta y Nahuel Mutti tras la separación

Los tres herederos del ex matrimonio transitan por días muy movilizantes.

MDZ Show

MDZ Show

El amor se transmuta, se activa como un fuego y luego adquiere otras morfologías. Evoluciona en muchos casos y adquiere un estadío superior, lo que sucedió en el seno de la pareja de Nahuel Mutti y Catarina Spinetta, quienes caminaron juntos durante 24 años.

No obstante, en los últimos días se filtró la noticia de la separación de este matrimonio, dado que los famosos tomaron la determinación de cerrar su historia, esa que alcanzó el sello definitivo en 2001 cuando transitaron por el altar para concretar su casamiento.

La viralización de esta ruptura surgió de la mano de Ángel de Brito, quien explicó en LAM: “Por ahora está todo bien. No hay ningún problema. Es un desgaste de la relación. Los dos están trabajando mucho y llevan más de 20 años de matrimonio y que tienen tres hijos fruto de la relación”.

Cata y Nahuel con sus tres hijos

Desde ese punto aparecieron algunos detalles sobre los motivos o el mecanismo que eligieron Cata y Nahuel para ponerle punto final a la pareja. Por ejemplo, el ex Verano del 98 escribió en su Twitter: "Luego de 24 años de convivencia con Catarina Spinetta hemos tomado la decisión de seguir completándonos desde la distancia. Ambos creemos en este espacio para seguir creciendo".

En el cierre de su posteo, Nahuel soltó algunas señales de lo que pesó en la balanza de ambos y escribió con mucho sentimiento: ”Nuestro amor y respeto continúan intactos, sólo cambiaron algunas formas".

El sentimiento genuino y poderoso que los unió  durante décadas se manifestó también en la construcción de una familia muy amorosa, dado que Spinetta y Mutti son padres de tres varones: Angelo (21), Benito (19) y Justino (10). De ese modo los cinco configuraron un núcleo muy granítico y con una dinámica de libertad y acompañamiento.

Cata y sus hijos

A partir de este cambio radical en la sinergia cotidiana, cuentan desde el entorno de la pareja que los hijos atraviesan un periodo de adaptación a esta modificación rotunda de la familia. Principalmente el más benjamín, que todavía camina por la niñez.

Por el momento aseguran que reina la armonía, que la separación se produjo en muy buenos términos y que la crianza de los herederos se erige en la máxima prioridad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?